La hoja de ruta de Pedro Sánchez hasta las Elecciones Locales: Moderación.

Parece sorprendente que todavía haya alguien que se sorprenda por la aparente actitud moderada del presidente en funciones Pedro Sánchez, después de unas Elecciones Generales donde el radicalismo ha sido el lema de toda su campaña.

Y más sorprendente aún es que haya quien crea que Pedro Sánchez, finalizadas las elecciones, vuelve a la cordura e intentará gobernar sólo, con pactos puntuales, sin contar con la extrema izquierda chavista de Podemos y los separatistas catalanes y vascos.

No, Pedro Sánchez lo que está es haciendo tiempo hasta que pasen las Elecciones Locales del próximo 26 de mayo, por lo que durante estos días hará todo lo posible para no rozarse más de lo debido con Podemos, y mucho menos con separatistas, porque no le son útiles para estas elecciones.

Ahora se reunirá con Pablo Casado, presidente del PP, y Albert Rivera, presidente de Ciudadanos; dando muestras de ser un hombre de Estado, dialogante, poco amante de hacer “círculos sanitarios” a los partidos que le hagan frente y que no quiere gobernar con la extrema izquierda ni con el separatismo.

Pero no se engañen, todo es un espejismo debido a la estrategia del PSOE para las próximas Elecciones Locales, donde los socialistas han pospuesto para después del 26 de mayo cualquier tipo de negociación para la investidura de Pedro Sánchez, no vaya a ser que se “retrate” antes de tiempo, y entregarse en cuerpo y alma a Iglesias, Otegui y a Oriol Junqueras haga recapacitar a más de uno de los suyos que le voto el pasado 28A o incluso que muchos de los votantes que han abandonado al PP y han visto que lo único que se ha conseguido con su voto es afianzar aún más a Sánchez.

Finalizadas las Elecciones Locales, Pedro Sánchez hará públicas las negociaciones para formar Gobierno, que es posible que las englobe incluso con probables pactos postelectorales, en un “aquelarre” de pactos políticos con unos y con otros, de forma que le permita hacer su programa radical durante estos cuatro años.

Así no será extraño ver que para compensar el “cabreo” de Rivera por la entrada de Podemos en el Gobierno, bien sea en la primera división al Consejo de Ministros o en la segunda al de secretarios de Estado, pactará con Ciudadanos comunidades autónomas, ayuntamientos y diputaciones -Madrid y Murcia son un buen caramelo-, mientras que hará lo propio con Podemos donde pueda y con Bildu y ERC lo hará con más concesiones e indultos.

Esta es la verdadera hoja de ruta de Pedro Sánchez, en lo único que podemos decir que ha sido honesto al no negar la evidencia de lo que quiere hacer con España estos cuatro años, y que muchos españoles, millones, han votado, por lo que no pueden quejarse cuando dentro de unos meses vean como se quedan nuevamente en el paro, su nómina baja con la subida del IRPF o tienen menos dinero en el bolsillo gracias a la presión fiscal que Sánchez ha ocultado en campaña, excepto para los ricos, y que ahora en Europa resulta que abarca a todos los españoles.

Pero todavía existe una oportunidad de pararles los pies a Pedro Sánchez y sus “mariachis”, las Elecciones Municipales y Autonómicas del próximo 26 de Mayo, donde si el PSOE y Podemos se estrellan en la mayoría de capitales y autonomías, sería posible hacer del poder municipal un contrapeso a las políticas de Pedro Sánchez; de lo contrario España se verá avocada a cuatro años de mayor oscuridad que los de Zapatero, y muchos más para recuperarse de la inercia de la economía que nos impondrán PSOE y Podemos.

F. Márquez

Anuncios

Historia de la Educación para la Ciudadanía en España.

agora-dibujoEntrevistamos a Antonio Peña, Doctor en Historia, que nos hace un repaso a fondo de la nefasta asignatura Educación para la Ciudadanía, un laicismo feroz, impuesto por el gobierno para descristianizar la sociedad.

En esta entrevista nos explica su génesis y su evolución a lo largo del tiempo siguiendo unos planes perfectamente establecidos. Educación para la Ciudadanía (EpC) es el fundamento para crear un nuevo prototipo de persona, de ser humano y de ciudadano bajo un sistema totalitario.

¿Qué es la Educación para la Ciudadanía y qué pretende?

La Educación para la Ciudadanía no es un compendio de ideas de un pedagogo pos-moderno, ni un pupurri filosófico de un intelectual que, sin oficio ni beneficio, ha conseguido vender su doctrina a un gobierno. Tampoco es el capricho de un presidente de gobierno. Como veremos, Educación para la Ciudadanía (EpC) es el fundamento para crear un nuevo prototipo de persona, de ser humano y de ciudadano bajo un sistema totalitario.

Esta ideología hunde sus raíces en mayo del 68.

Efectivamente los primeros esbozos de las ideas recogidas en la actual EpC ya los podemos encontrar en las propuestas pedagógicas anarquistas de la “Escuela Moderna”. Desde la década de 1960 -especialmente a partir de la revolución marxista de 1968 y con los movimientos de Nueva Izquierda y Terapia Gestalt- estos planeamientos pedagógicos fueron extendiéndose hasta ser ampliamente aceptados y aplicados, sobre todo durante las décadas de 1980 y 1990 y, especialmente, mediante la labor del movimiento de Renovación Pedagógica. Actualmente tales ideas se han implantado y asentado en la conciencia pedagógica, sociopolítica y sociocultural de Europa y Occidente en general.

¿Cuáles son las ideas base de este movimiento?

Son “enseñar a aprender” para “enseñar a ser”. Bajo este lema se trata de cambiar la mentalidad y modelo pedagógicos llevando a la práctica teorías como: el autoaprendizaje, pero sin ninguna guía porque cada alumno se hace dueño de su propio camino de sabiduría; la educación libertaria, antidirigista y antiautoritaria junto a la adquisición de autonomía moral y ética. A ello se añade la teoría de la desescolarización, llevada a la práctica con el fomento de vías de formación no-reglada y no-formal así como con el desarrollo de currículums ocultos sobre el currículum explícito, vertebrados sobre unas llamadas transversalidades.

Desde la década de 1970 se han venido poniendo en práctica, además, teorías como la educación integral que pretende unir todos los saberes en una única materia de formación socioeconómica, sociopolítica, sociocultural, sociomoral. Paralelamente la figura del profesor ha sufrido un cambio radical de concepción surgiendo el educador-pedagogo, cuya función es sólo la de ser acompañante del alumno en su proceso de aprendizaje y de encaje dentro de un conjunto socio-estatal transformado por la subversión cultural.

En definitiva, la expresión “enseñar a aprender” para “aprender a ser” consta de dos conceptos que resumen las intenciones que el movimiento de renovación pedagógica ha conseguido imponer:

“Enseñar a aprender”: inculcar a los niños que sólo existe una forma determinada de aprender. Una forma que aparentemente es libre y que se basa en la experiencia personal y en la especificidad de cada alumno, aunque lo que realmente queda en el consciente y subconsciente del alumno sean las marcas o huellas que dejan esas experiencias. Esto es, al final lo que cuentan son las conclusiones que el alumno extrae de sus experiencias. Es aquí donde el guía-pedagógico (el profesor y el tutor) deben entrar para codificar ideológicamente esas conclusiones, que deben ser convertidas en aprendizaje.

“Aprender a ser”: una vez asumida la forma de aprender y la codificación ideológica realizada instantáneamente sobre de los resultados y conclusiones del proceso de aprender, interviene el “aprender a ser”. Esto quiere decir, sencillamente, que no somos personas humanas ni ciudadanos, sino que a lo largo de nuestra vida debemos aprender a ser personas humanas y ciudadanos. De tal modo, ser persona humana y ser ciudadano quedan convertidos en dos objetivos de vida que se alcanza -o no- mediante el tipo de aprendizaje reseñado.

En España el proceso de extensión y consolidación de los principios y postulados de la Renovación Pedagógica tuvo una rápida expresión en el marco legislativo.

Así es, los grupos reformistas del Franquismo aceptaron el reto de liquidar los restos del modelo educativo edificado a partir de la “Ley Moyano” (1957) para levantar un nuevo sistema sustentado en el modelo de Renovación Pedagógica. Es así como en 1969 -tras la ola revolucionaria- el Régimen Franquista tenía elaboradas las primeras Bases para una política educativa, que fue fundamento de la “Ley Villar Palasí” o Ley General de Educación de 1970. Esta ley cambió la orientación general de la enseñanza y los objetivos y los métodos pedagógicos en consonancia con la Nueva Pedagogía. Especial atención se dio tres factores:

La escolarización básica del conjunto de la población infantil.

La forma y método de aprendizaje de los alumnos en supuestas destrezas y habilidades, que deberían prevalecer sobre los contenidos teórico-prácticos.

La nueva dimensión ética: la progresiva pérdida de los valores de raíz cristiana hizo necesario un consenso sobre los nuevos valores que debían difundirse a través del sistema educativo. Con la Ley General de Educación y, desde entonces, con las diversas reformas se ha intentado poner en marcha un nuevo sistema moral diseñado por el Estado, y conforme a los valores ideológicos que sustentan la Nueva Pedagogía.

El fracaso en este tercer punto llevó a un nuevo intento reformista en 1985, con la Ley Orgánica Reguladora del Derecho a la Educación (LODE).

Esta nueva ley dejaba intacta la estructura educativa pero iniciaba un cambio curricular profundizado por la LOGSE. En 1990 se promulgó la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE). Esta Ley sí comportó cambios importantes de forma efectiva: tanto de estructura como curriculares.

¿Quién fue uno de los principales ideólogos de la LOGSE?

Fue Álvaro Marchesi uno de sus principales exponentes. La LOGSE se basaba en tres ideas propias del revolucionarismo marxista: 1) la enseñanza como camino hacia la igualdad total, forzosa y necesaria (llamada integración social); 2) la enseñanza como potestad del Estado quitándosela a la familia (padres), y 3) la enseñanza como instrumento de “modernidad” (de progreso, es decir, de revolución económica, social y cultural). Estos tres principios son asumidos como dogmas. Para conseguir hacer realidad estos principios la educación y el sistema educativo deberían basarse el cognitivismo constructivista.

En el cognitivismo constructivista no se enseñan “saberes” -calificados de “tradicionales”- no hay fenómenos ni hechos ni fórmulas o reglas objetivas que aprender o describir o explicar, no hay personajes que retratar. El alumno debe conocer la realidad únicamente mediante su experiencia. El resultado es un conocimiento sesgado y manipulado por los propios sentimientos, impresiones o recuerdos sobre las experiencias vividas. De ahí la importancia dada a la memoria vivida (memoria histórica se llama ahora) como uno de los modos de manipulación social. A esto se llama “aprendizaje significativo”.

Con la LOGSE el cognitivismo constructivista y el aprendizaje significativo se hacían explícitos siendo una cuña para la ideologización del alumnado.

Sí y al mismo tiempo el docente quedaba reducido a un guía o agente motivador de ese proceso de aprendizaje. Y para que el docente respondiese a la ideología que se pretendía imponer necesitaba un inspector. Por eso la LOGSE relanzó la figura de los inspectores y les dio mayores funciones, capacidades y posibilidades de vigilancia, control y censura sobre el profesorado y los centros.

Todo este proceso se justificó aludiendo a que una “realidad” -cada vez más “plural”- hacía necesarias esas “nuevas” formas de aprendizaje. Más que transmitir “saberes tradicionales” se debía mantener la cohesión social, alcanzar la igualdad de oportunidades, así como la igualdad de voluntades y de capacidades pero manteniendo una falsa tolerancia hacia otras formas y modos de vivir.

También se nos decía que para conseguir estos objetivos era necesario insistir en el currículum oculto, que debería transmitir valores. Lo que no se nos explicaba era qué valores. Además se nos decía que el mejor medio para alcanzar estos objetivos eran las transversalidades, las diversidades y las adaptaciones curriculares por las que se podían hacer explícitos muchos de los contenidos del currículum oculto.

Así es como en la década de 1990 comenzaron a impartirse asignaturas o materias con títulos como “desenvolverse en la vida experimentando con las cosas”, “manera de que salga bien una cita”, “Cómo hacer democrática mi casa”, “saber cuándo uno está enamorado”, y chorradas similares; mediante las cuales se podía transmitir un nuevo sistema de valores y de ética civil para la cual no había consenso en nuestra sociedad y, por lo tanto, no podía hacerse de forma curricularmente explicita.

¿Qué implicaciones tuvieron estas medidas?

Las consecuencias de este proceso ya se dejaron sentir en la frontera del año 2000: un sistema de evaluación laxo, un sistema que promociona que los alumnos pasen de curso por su edad, un sistema que penaliza y reprime el saber y el esfuerzo y la responsabilidad; un sistema que anula la disciplina y la autoridad, un sistema que vacía los valores de contenido cristiano y los relativiza para poder suprimirlos y sustituirlos por otros nuevos.

En 1998 el Instituto Nacional de Calidad y Evaluación (INCE) constató el progresivo éxito ideológico que este sistema educativo había proporcionado, aunque señalaba el fracaso del mismo en referencia a los niveles de conocimientos: un 30% del alumnado no conseguía el título de graduado en educación secundaria obligatoria. Ante esto la llamada “tasa de idoneidad” en conocimientos fue sustituida por las “adaptaciones” y “diversificaciones” curriculares (del tipo ya referidas) donde el currículum oculto se hacia explícito.

Javier Navascués Pérez

El hundimiento de Podemos: quien a sorpasso vive a sorpasso muere.

los-peones-en-la-disputa-entre-pablo-iglesias-e-inigo-errejon-sobre-el-futuro-de-podemos

Ni el Brexit, ni el fin del régimen socialista andaluz que ha mantenido por 37 años a esta parte de España a la cola de Europa, parecen tener tanto eco mediático como el “ataque de cuernos” que tiene el omnipotente líder de Podemos, Pablo Iglesias, por el abandono de esta formación neocomunista de uno de sus fundadores, Iñigo Errejón.

Pero la mayoría de los análisis de este asunto que he leído, escuchado y visto, por parte de los opinadores de la actualidad política, se equivocan, o por lo menos olvidan un factor importante en la más que probable implosión de Podemos.

Es cierto que la huida de Iñigo Errejón de Podemos se debe en gran parte a la lucha interna, algunas veces soterrada y otras más pública, que ha mantenido con el todo poderoso Pablo Iglesias, que como una anomalía democrática en la España de estos 40 años de democracia controla personalmente un partido mano a mano con su pareja, en la que Errejón perdió claramente y tuvo que replegarse a los “cuarteles de invierno”.

También es cierto que la última y verdadera encuesta, como ha sido las elecciones andaluzas del 2 de diciembre, ha sembrado el terror en Íñigo Errejón y a Podemos, que apostaba por una Teresa Rodríguez enfrentada con Pablo Iglesias que podía gobernar Andalucía de la mano del PSOE de Susana Díaz, ha hecho entrar en pánico a Errejón, que ha visto sus sueños frustrados con esta vía.

El problema real de Podemos es que la mayoría de los españoles han desenmascarado a estos illuminati de la política, de aquellos que aprovecharon el dolor de muchas familias en plena crisis económica para tocar poder y después abandonarlos a su suerte. Hoy ya no se acuerdan de los desahuciados, cuando todavía se producen más de 100 desahucios al día en España y curiosamente son los ayuntamientos en que Gobierna Podemos –Madrid y Barcelona- quienes los encabezan.

Tampoco es menos cierto que la atomización de Podemos, con sus mareas, hace aumentar exponencialmente cualquier fracaso electoral y reaviva todo tipo de escisiones, abandonos y nacimientos de nuevas siglas de grupos de extrema izquierda.

Pero de lo que no hablan ninguno de estos analistas políticos es uno de los factores, que a mi juicio, está influyendo sustancialmente en que Podemos empiece su carrera cuesta abajo y sin frenos, los millones de españoles que hartos de sus tropelías le han dejado, incluso para más enfado de los podemitas, muchos de ellos pasándose a Vox.

Porque son muchos miles de votantes de Podemos que confiaron en esta formación política en los momentos más duros de la crisis, que han visto como esos líderes que hacían escraches a la “casta” se han aburguesado adquiriendo casoplones como su residencia habitual de más de 600.000 euros –insoñable para un trabajador español-, como sus representantes en los diferentes parlamentos –aquellos que iban a renunciar a prebendas y sueldos- han hecho suyos los privilegios de esa hipotética “casta” a la que tanto odiaban y no sólo no se han reducido los sueldos sino que los han aumentado considerablemente o que no sólo no han contratado a menos enchufados sino que los han aumentado incorporando a familiares directos.

El problema real de Podemos es que la mayoría de los españoles han desenmascarado a estos illuminati de la política, de aquellos que aprovecharon el dolor de muchas familias en plena crisis económica para tocar poder y después abandonarlos a su suerte. Hoy ya no se acuerdan de los desahuciados, cuando todavía se producen más de 100 desahucios al día en España y curiosamente son los ayuntamientos en que Gobierna Podemos –Madrid y Barcelona- quienes los encabezan.

A lo que hay que añadir la política de odio que han llevado, especialmente a nivel municipal, con la eliminación de cruces, fiestas religiosas o símbolos tradicionales con la excusa de la Ley de Memoria Histórica.

Podemos como tal está acabado, que no significa que no vaya a durar algún tiempo ni que no surjan otro tipo de formaciones similares, pero lo cierto es que el partido político que decía iba a desmarcar al PSOE ha sido quien ha recibido el sorpasso de los españoles.

F. Trillo

 

Susana Díaz llama a la movilización de los andaluces contra el cambio político, apelando a que Andalucía es suya.

456493-944-629

La todavía presidenta en funciones de Andalucía, la socialista Susana Díaz, no ha querido despedirse dignamente de los andaluces a los que su partido ha convertido en los ciudadanos de España y Europa a la cola en todos y cada uno de los índices que podrían marcar el progreso y la prosperidad de un territorio.

Y como no podría ser de otra forma, en esta nueva izquierda española rencorosa y que no respeta los principios más básicos de una democracia, se despide llamando a la “movilización” de los andaluces, con la excusa del miedo al franquismo y a la extrema derecha, para evitar que los nuevos gobernantes andaluces puedan desmontar, ladrillo a ladrillo, el “chiringuito” de amigotes y corruptelas que el PSOE andaluz ha edificado durante 36 años ininterrumpidos, toda una anomalía democrática sin parangón en una democracia.

Susana Díaz llama, eufemísticamente, a “la participación activa de la ciudadanía” andaluza, pidiendo que se impliquen “al máximo en combatir a la derecha”, y prosigue su “arenga” lanzando argumentos falsos y manipulados que irresponsablemente pueden violentar la tranquilidad de los andaluces generando un clima de tensión, por otra parte propicio para este tipo de movilización social de la izquierda.

El PSOE andaluz, ese al que muchos miraban como el único bastión del PSOE razonable, moderado y socialdemócrata de la transición, se ha quitado la careta y se ha lanzado al monte para agitar las aguas políticas en Andalucía. Esto es lo que ocurre cuando un partido político confunde una administración con su partido y los derechos de los ciudadanos con sus militantes

La primera acción de protesta ya tuvo lugar a las pocas horas de conocerse los resultados electorales en Andalucía, donde la izquierda más radical intentó calmar su pataleta saliendo a la calle con amenazas y alguna que otra acción violenta; y la segunda dará comienzo hoy, con una puesta en escena de “rodea el Congreso” a la andaluza, donde la novedad es que el PSOE ya no se esconde y abiertamente no se limita a dar su apoyo al escrache, sino que fleta autobuses desde sus agrupaciones locales para que militantes y simpatizantes –se entiende que por la disponibilidad de tiempo en día laborable sean todos los enchufados que ven sus puestos de trabajo peligrar- puedan acudir al Parlamento Andaluz gratuitamente.

Lamentablemente para la España constitucional, el PSOE, como ya advertía Pio Moa en algunos de sus escritos, ha dado marcha atrás al “espíritu de la transición”, que tanto ha contribuido para la paz y el progreso de España de los últimos 40 años, retrotrayéndose a los desafortunados hechos de 1934, cuando a la sombra del resentimiento por la victoria del centro-derecha en 1933 la izquierda primero se reagrupó, como hoy ocurre en Sevilla, y posteriormente se unieron para “derrocar” a un Gobierno legítimo, como es el que los votos de los andaluces ha posibilitado en las pasadas elecciones del 2D.

El PSOE andaluz, ese al que muchos miraban como el único bastión del PSOE razonable, moderado y socialdemócrata de la transición, se ha quitado la careta y se ha lanzado al monte para agitar las aguas políticas en Andalucía. Esto es lo que ocurre cuando un partido político confunde una administración con su partido y los derechos de los ciudadanos con sus militantes. Lo que la propia Susana Díaz no se ha molestado en esconder cuando en su carta no duda en afirmar que: “No vamos a aceptar que nadie nos arrebate lo que es nuestro”, como si Andalucía y sus instituciones democráticas sean propiedad suya y de su partido. ¡Impresentable!

F. Trillo

Teniente coronel Antonio Tejero: “Me arrepiento de que quizás me he quedado corto en darle a Dios y a la patria todo lo que se merecen”. Entrevista en exclusiva de Javier Navascués.

18782_antonio-tejero-molina_el_correo_de_madrid (1).jpg

El Teniente coronel Antonio Tejero es sin duda uno de los pocos héroes vivos que quedan en pie en una España que se desmorona. Hombre de reciedumbre intachable, de una pieza, de honor, es sin duda el personaje más querido y admirado por los españoles de bien. Multitud de patriotas admiran su valentía por intentar abortar el nefasto régimen del 78, que el tiempo ha demostrado que ha sido un veneno letal para España. Una Constitución sin Dios que ha sido un coladero de inmundicia para degradar moralmente nuestra patria y gangrenar la unidad.

Antonio Tejero es una persona que no concede entrevistas. Multitud de periodistas lo intentaron chocando de bruces contra el muro de su silencio implacable. Huye como de la peste de los medios con intenciones torticeras y vive muy sereno a años luz del foco mediático. Sin embargo, providencialmente ha tenido un acto de generosidad que le honra, conceder la entrevista al Correo de Madrid, merced al sincero afecto que profesa al gerente del medio Álvaro Romero. Un servidor, Javier Navascués, tras libar con insistencia y no rendirse ante una causa perdida, recoge el fruto de la pasión puesta en el empeño.

Lo había probado en varios intentos baldíos, yermos de negativas y nunca me había rendido. Al mandar unas preguntas a su hijo Ramón, sobre la figura de su padre, este entendió que eran para el propio Antonio Tejero. ¿Por qué no? Inasequible al desaliento lo intenté una última vez, le dije a su hijo que nos conceda la entrevista para devolver el cariño que le tienen miles de españoles y a modo de legado. Se produjo el milagro y se animó a hablar. En este documento en exclusiva, que conservo su manuscrito como oro en paño, reflexiona sobre toda su vida, no sólo del momento por el que pasó a la historia, sino sobre el amor a su familia, especialmente a su mujer, a sus hijos y nietos, a sus yernos y nueras, del amor al Benemérito y glorioso Instituto de la Guardia Civil y de la felicidad que otogar arribar a las orillas de la venerable ancianidad con la conciencia tranquila.

“Habría que abolir las autonomías, que tanto daño hacen y es por donde se escapa parte del dinero de todos los españoles y el verdadero cáncer de España”.

¿A su edad contempla el pasado con paz y serenidad?

A mis 86 años tengo una visión amplia y veraz de todo el pasado de España, desde la Guerra de Liberación, donde bajo el mando del Generalísimo Franco, se venció al comunismo, liberando a Europa de su expansión. Soy un hombre sereno por naturaleza, pero es tanto el mal que se está haciendo a la religión y a España, destruyendo toda la magnífica obra que construyó el Caudillo durante 40 años, que es difícil controlar la serenidad. Además Franco lo hizo él sólo, y la victoria sobre el comunismo parece que sentó mal a todo el mundo, salvo dos excepciones. Éste mal se plasmó en la nefasta y atea constitución de 1978.

Es bonito y edificante llegar a su edad con la conciencia tranquila.

Mi conciencia particular la tengo bien tranquila, ya que he cumplido fielmente el juramento que hice a España en la Academia General Militar, aunque no obedecí a mis jefes siempre que fueron contrarios a los intereses de la Patria, como ocurrió en varias ocasiones.

Recuerdo alguna de ellas como la publicación de un artículo en la prensa pagana del Imparcial, con motivo del proyecto de la nefasta Constitución, en la que advertía del peligro de las nacionalidades, ya que se convertirían las autonomías en embriones de futuros intentos de separatismos. Cumplí el arresto correspondiente y me quedé tan tranquilo, aunque todo siguió para adelante dándole el incompetente Suárez los amplios estatutos a Cataluña y Vascongadas ¡Fue un desastre que ahora estamos sufriendo!

¿Podría contar más ejemplos?

Durante la lucha contra la ETA en Vascongadas me encontré con la exaltación de la llamada ikurriña (otra bajada de pantalones) y como yo había sido testigo de unas cuentas muertes de Guardias Civiles en su intento de destruirlas, protesté oficialmente ante el Ministro de la Gobernación, así como ante el Director General del Cuerpo preguntándoles a cuento de qué venía dar los honores a esa bandera de asesinos.

Resultado un mes de castillo y retirada del mando de Guipúzcoa, pero se lo debía a mis muertos, al Cabo Frutos Sualdea y al Guardia Vergara entre otros. Me dieron la comandancia de Málaga y allí tuve tres encuentros con sus mandos.

Otros ejemplos son el llevar a honores enterrar el cadáver de un Guardia Civil asesinado por el Grapo, cuando se me ordenó que fuera de modo clandestino y la negativa a aceptar el pésame de Carrillo, diciéndole en la prensa que era el seductor de la filosofía que ha fabricado en la calle de su asesinato y por último como homenaje a los tres asesinados en Vizcaya (Unceta y dos Guardias Civiles) impidiendo la celebración de una manifestación, ya que según le manifesté al Gobernador Civil y al Ministro, España estaba de luto por el asesinato de sus más preclaros hijos. Inmediatamente arresto de castillo y retirada del mando de la Comandancia.

Luego encabecé el asalto al Congreso de los Diputados para conseguir lo yo creía que iba a ser la solución de todos los males de la Patria.

Es bonito dedicar toda la vida a un gran ideal y ser fiel a sus principios hasta las últimas consecuencias…

Siempre fui fiel a mis ideales, que creo deben de ser los de la mayoría de los españoles, con la diferencia de que siempre me he sacrificado y he sacrificado a los míos para defenderlos con alma y vida.

¿Se sintió engañado y traicionado el 23 F?

Como he dicho anteriormente para ser fieles a los principios que tenemos grabados en el alma hay que llegar a las últimas consecuencias, incluido la pérdida de la vida y en menor escala perder el destino, el ascenso, la carrera y todo lo demás de menor importancia.

Me sentí ya dentro del Congreso más que engañado, traicionado. Fue mi compromiso con un Gobierno Militar, pensando que este ordenaría lo que había destruido Suárez que fué el principio de toda la ruina actual. Todo se concretó, en boca del genera Armada, en un gobierno de comunistas, socialistas, social demócratas, liberales etc, etc…, cosa que no acepté que fuera obra del Rey y de los Capitanes Generales, lo que permitió a Calvo Sotelo y todo su partido poder gobernar hasta las elecciones, aunque nunca nos los agradeció…

Fue una gran injusticia su prisión y muy dolorosa, pero ¿qué sacó de positivo de esa durísima experiencia?

Mi prisión no fue una injusticia una vez que nos vimos sólos. Todo se convirtió en una rebelión militar severamente castigada en el Código, aunque si que fue una actuación despreciable la del Tribunal que nos juzgó porque habiéndome condenado a 12 años, se dejó presionar por el gobierno de Felipe González y subió la pena a 30 años de reclusión. Sólo dos componentes protestaron, siempre hay caballeros.

¿Como sintió el apoyo y ánimo de muchos españoles de bien?

Constantemente me sentí apoyado, en primer lugar por Carmen, mi valiente mujer y por mis hijos y yernos y nueras, que no me abandonaron un segundo, a pesar de la lejanía de las prisiones (Cartagena, el Ferrol del Caudillo y Figueras) donde estuve 8 años, algunos de ellos sólo.

Amigos tuve montones que tampoco me abandonaron y me visitaban con frecuencia a pesar de tener que guardar a veces largas colas.

¿Fue determinante para no desmoronarse tener el consuelo de la fe?

Mi fe católica, apostólica y romana que practiqué desde mi nacimiento se vio incrementada por la influencia de mi mujer, que fue la que hizo que aumentase y siga aumentando hasta el día de hoy mi fe. Es un gran consuelo saber que Dios no nos abandona nunca y a nosotros no sólo no nos abandonó sino que nos protegió. Tengo que decir que tengo un hijo sacerdote que prueba la fuerza de nuestra catolicidad.

¿Está orgulloso de su trayectoria al servicio del glorioso cuerpo de la Benemérita?

El pertenecer al Benemérito Instituto de la Guardia Civil ha sido algo muy grande en mi vida y de hecho hoy, dentro de la podredumbre que nos rodea, ese Cuerpo sobresale gloriosamente entre todo lo demás.

Prueba del amor que le tengo a la Guardia Civil es que dos hijos, nietos y yerno pertenecen al Glorioso Cuerpo. ¡Viva la Guardia Civil!

¿Se arrepiente de algo?

Me arrepiento de que quizás me he quedado corto en darle a Dios y a la Patria todo lo que se merecen. No me arrepiento de haber encontrado en mi vida a la mujer ideal con la que me casé y me casaría mil veces, por su religiosidad y su patriotismo (nunca me obstaculizó cuando de la Patria se trataba). Su valentía, su entrega a sus hijos, dándoles una educación completa de religiosidad y amor a la Patria fue ejemplar. Tengo que destacar en ella su enorme honradez y amor al prójimo.

Y es precioso poder dejar ese legado a sus hijos.

Mi legado es que sepan que las injusticias son unas canalladas que se usan mas de lo que se debe y que deben castigarse duramente al que las hace en este tiempo de satanás. Lo que sí que es grandioso es crecerse ante ellas, aplastarlas si es posible y si no afrontarlas con entereza y luchar contra los injustos, que desgraciadamente son muchos. En resumen el legado completo es tras la Fe, un inmenso amor a España.

¿En qué emplea ahora su tiempo?

Como estuve tanto tiempo privado de familia, sobretodo de mi mujer, me dedico a ella todo cuanto puedo. Escribo poco, pero sí procuro hablar, con mi familia, de las proezas que hicieron nuestros antepasados y lo enorme que fue su labor. Hoy en día cientos de millones de personas en todo el mundo rezan y hablan en español, que es el idioma más hermoso del mundo, algo que se debe a nuestros ancestros.

¿Le preocupa la situación de España?

La caótica situación de nuestra patria es altamente preocupante y además no se ve solución para ello ni a medio ni a largo plazo. Los dirigentes actuales son y han sido capaces de aliarse con los separatistas antiespañoles con tal de conseguir sus poltronas y como es natural haciendo concesiones y promesas sediciosas, traicioneras y asquerosas. Y no se si los que esperan sustituirles tendrán las agallas suficientes para coger el toro por los cuernos, sin pensar en los votos sino solamente en España. Habría que poner a trabajar a los ineptos del Congreso, prescindir de los independentistas de Cataluña y Vascongadas, volver al idioma común de tantos millones de personas, conservando como joyas a todos los dialectos, pero sobre todo habría que abolir las autonomías, que tanto daño hacen y es por donde se escapa mucho del dinero de todos los españoles y es el verdadero cáncer de España y hay que terminar con él.

España es una nada más. Del Ejército es mejor callar. Sus mandos son ciegos, sordos y mudos. Sólo se atreven a hablar cuando pasan a la reserva y aún estando en ella los quieren tener callados. Hablan y escriben cuando están jubilados y no pueden perder ascensos. Quizá hayan intentado algo, pero rápidamente les han hecho callar y eso que la reformable Constitución los considera garantía de la Patria y de su independencia. Y hoy que la patria está pidiendo auxilios a gritos, están todos acuartelados. Es francamente penoso.

La Iglesia salvo algunos obispos, pocos, y algunos sacerdotes, todos miran los toros desde la barrera, sin tener en cuenta que el Caudillo, con su victoria, paró que fuera infinito el número de mártires. Algunos clérigos pregonan la ignominia desde sus púlpitos sobre todo los catalenes.

En fin tenemos una España que no se parece en nada a la de la poesía al 2 de mayo o al 1 de abril de 1939, pero a pesar de todo muy hermosa. ¡Viva España!

Javier Navascués Pérez

Andalucía vota por el cambio y no perdonará a quienes permitan seguir al régimen socialista.

susana-diaz-dientes.png

Muchos son los análisis que se han hecho de las Elecciones Autonómicas de Andalucía del pasado 2 de diciembre, pero sólo uno de ellos es el acertado, los andaluces claman por un cambio político.

Los andaluces están cansados de casi cuarenta años de férreo control de la Junta de Andalucía por el Partido Socialista Obrero Español, un partido que, tras tanto tiempo en el poder, ha llegado a sufrir el llamado “síndrome de Estocolmo” y confundir el partido con el Gobierno de la Junta de Andalucía.

Podemos analizar el descenso del Partido Popular, el crecimiento de Ciudadanos sin que llegue a conseguir su añorado “sorpasso” a los populares en Andalucía, la clara derrota del Partido Socialista Obrero Español, el batacazo de Pablo Iglesias y Alberto Garzón con su apuesta en coalición de Adelante Andalucía o la espectacular irrupción en el panorama político andaluz de Vox; pero todo en su conjunto, el descenso de la apuesta de izquierdas, y el mayor número de votos y diputados del bloque centrista-conservador-derechista, incluso la abstención, lo que pide es un cambio de ciclo político, el fin de la omnipresencia del PSOE en la administración andaluza.

Y es que para los que no somos andaluces nos parece incomprensible que, el año que celebramos el 40 aniversario de la Constitución Española, todavía exista una autonomía que no haya conocido otro color político que el rojo socialista, porque cuatro décadas de gobierno del mismo partido es una anomalía democrática y que sólo sucede en las dictaduras.

Muchos años en el Gobierno andaluz de un partido que, finalmente, se ha fundido con una administración, la Junta de Andalucía, haciendo de ella un apéndice más del aparato del partido que ha servido para generar más votos cautivos y una clara oficina de colocación para cargos socialistas que han perdido sus cargos en ayuntamientos y diputaciones; amén de familiares y amigos.

Pero tal vez más grave que el uso partidista de la Junta de Andalucía ha sido la paralización política de esta administración que, a pesar de haber sido la que más miles de millones de euros ha recibido de los Fondos Europeos, sigue figurando a la cola de Europa y de España en todos los aspectos (empleo, educación, sanidad, infraestructuras, inversiones, etc., etc.).

Incomprensiblemente la comunidad autónoma más grande de España, con mayor población, con mayor número de kilómetros de costa, con industrias punteras en muchos sectores económicos y con un potencial socio-económico muy superior a otras comunidades españolas, no ha conseguido levantar cabeza con la gestión en exclusiva de un partido, el socialista, que ha gobernado más en clave interna que en beneficio de todos los andaluces.

Y todo esto le ha estallado a Susana Díaz el 2 de diciembre, algo tarde pero ha sido así, que no ha podido por más tiempo mantener aletargados a los andaluces, y a la que tampoco le ha ayudado mucho esa política rupturista, revisionista, anti constitucional y de revanchismo que su partido está llevando desde Madrid aliado con la extrema izquierda más peligrosa de Europa, la bolivariana de Podemos, y los separatistas que intentaron un golpe constitucional en España el pasado 1-O.

Los andaluces están cansados de estar gobernados por el partido más corrupto de Europa, que se ha atrevido a meter la mano hasta en el dinero de los parados, que ha gobernado exclusivamente para los suyos y que cada vez más se ha ido escorando al lado de esa izquierda guerra civilista que ha roto la estabilidad constitucional que tanto ha servido para el progreso de España en estos últimos 40 años.

Al final los andaluces han votado, y desde diferentes opciones –incluida la de muchos socialistas que se han abstenido-, lo han dicho alto y claro, quieren cambio.

En estos momentos del inicio de las negociaciones entre los tres partidos que no son de izquierdas, es difícil hacer un pronóstico del resultado de las mismas, pero lo que sí sabemos es que si por alguno de estos tres partidos el cambio no fuese posible y de nuevo volviese a gobernar el PSOE Andalucía, perdería cualquier opción política en esta comunidad, porque los andaluces no se lo iban a perdonar; a lo que habría que añadir que los españoles tampoco.

F. Márquez

 

 

 

 

 

Javier Giral Palasí reflexiona sobre su libro Contra la manipulación de la izquierda.

Javier Giral Palasi

Ante la inicua ley de memoria historia, afortunadamente, van saliendo a la luz excelentes trabajos históricos que pulverizan los principales mitos de la propaganda antifranquista, que durante tantos años ha lavado el cerebro de muchos españoles, demonizando el franquismo y silenciando los atroces crímenes de la república.

Uno de ellos es sin duda Contra la manipulación de la izquierda y otras manipulaciones históricas de Javier Giral Palasí, que además de abordar con precisión y criterio el tema de la Cruzada Nacional realiza un amplio repaso a las principales manipulaciones izquierdistas a lo largo de la historia. El autor nos explica a fondo los principales temas de su libro. 

¿Por qué un libro contra la manipulación de la izquierda?

Se trata de un libro que desmonta toda la propaganda fundamental de la izquierda sobre la historia, una manipulación orientada a acallar y dominar al adversario político, avergonzándolo de un supuesto pasado que en realidad nada tiene que ver con el cuento histórico que pregonan. Pero este libro no trata sólo sobre la manipulación histórica de la izquierda, el subtítulo dice “y otras manipulaciones históricas” entre las que podemos mencionar la del separatismo, una historiografía propia del club de la comedia sobre unas supuestas naciones históricas que en realidad jamás existieron; también trato el tema de la Leyenda Negra, el Islam, los errores de la Transición, la estrategia del Marxismo Cultural o los principales complejos que tiene la derecha política para no haber dado la batalla de las ideas durante estos más de 40 años.

Efectivamente empieza en los primeros capítulos hablando del Reino de España y la gloriosa reconquista frente a la Leyenda Negra…

Fíjese que por ejemplo, el comunista Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda dijo que “Andalucía es anterior a la creación del estado español”. Son tan zotes que hacen la asimilación mental de identificar a la actual Andalucía con el Al-andalus de la morería medieval, pues creen que España nació con los Reyes Católicos y odian de tal manera a España desde la izquierda y el nacionalismo, que los comunistas andaluces llegan a preferirse descendientes de los musulmanes antes que de los españoles, en línea del demente de Blas Infante que acabó sus días vestido de beduino y haciéndose llamar “Ahmad”, un sujeto que estaba tan sólo un poco más zumbado que el racista de Sabino Arana fundador del PNV.

Si hablásemos de los separatistas catalanes encontraríamos más de lo mismo, es decir, que todos tienen en común que se remontan a la Edad Media para hablar de falsas nacionalidades históricas anteriores a España pero que en realidad, como dije antes, nunca existieron. Y al mismo tiempo que inventan y manipulan, estos estafadores muy bien subvencionados por los gobiernos autonómicos, callan que para empezar España ya existía antes de la invasión musulmana, es decir hace 1500 años, pues lo que llaman Reino Visigodo, oculta en realidad el nacimiento del reino de España. Pues como reyes de España se coronaban, algo que después va a estar presente en el recuerdo de la nobleza medieval que se ocupa de ir reconquistando territorios a los musulmanes.

Menciono también el tema de la Reconquista. Actualmente hay profesores universitarios que prohíben hablar de este término, porque contra el cristianismo utilizan el principio del laicismo y la beligerante hostilidad anticlerical, de hecho su religión de izquierdas siempre pretendió sustituir al cristianismo, pero cuando se trata del islam aplican el principio gili-progre de la multiculturalidad y su falacia de las “3 culturas” en buena armonía y paz en el Al Ándalus musulmán. Parece ser que a estos profesores les incomoda que los españoles quisieran recuperar su tierra en un largo proceso que llamamos Reconquista contra el invasor.

En cuanto a la Leyenda Negra en mi libro explico que no hubo genocidio en América por la fuerza de las armas de los españoles, sino por culpa de las enfermedades traídas de Europa, a la vez que hablo de las ventajas que tuvo esa conquista para la población indígena a diferencia de otras como, por ejemplo, las inglesas y pongo en su justo lugar la gran obra de España descubriendo el mundo.

Aunque lo acaba de nombrar antes, también dedica varios capítulos a triturar los delirios separatistas de vascos y catalanes…

Efectivamente lo que el analfabetismo político llama ahora las autonomías de las “nacionalidades históricas” resulta que en realidad son las menos históricas de todas. Vuelvo a recordar que lo realmente histórico y anterior a todo es España. Fíjese que tan histórica es la nación vasca que hace 100 años el racista de Sabino Arana se tuvo que inventar un término para referirse a ella, “Euskadi”, con tan poca fortuna que se confundió al unir una raíz vasca con un sufijo utilizado para vegetales, por lo que se mofaba el vasco Unamuno, pero como en la España del disparate autonómico triunfan las chorradas de cada aldea tampoco faltan a la cita los del PP, los de la PSOE ni los periodistas que repiten lo de “Euskadi” por aquí y acullá. Y es tan antigua la nación vasca según el cuento separatista que también el zumbado de Sabino Arana se tuvo que inventar una bandera, así que hizo una imitación peculiar de la inglesa, pues consideraba a Inglaterra el mayor enemigo de España.

Por su parte la demencia y el despropósito toma tintes artísticos y tragicómicos cuando llegamos al separatismo catalán, esta es otra nación tan antigua que nunca tuvo tiempo de existir a lo largo de la historia como un estado o reino, ya que en el único mapa histórico que existe es en el actual de la ruina autonómica, circunstancia aprovechada para que los nacionalistas vayan construyendo estructuras de estado durante estos 40 años e ir adoctrinando al personal en el odio y la mentira. Ante este vacío se lo han tenido que inventar todo y apropiarse de lo demás, han dicho que Colón, Leonardo da Vinci, Shakespeare, Santa Teresa de Ávila o Cervantes eran catalanes. También que el Quijote de la Mancha se escribió originariamente en catalán, que Roma no era nada hasta que no entraron en ella los catalanes, que la banca nació en Barcelona, etc, etc… Y la señera que lucen en realidad es el emblema de la corona de Aragón y en la Diada celebran a un patriota español, Casanova, como un mártir de la causa separatista. Después han falsificado diferentes documentos históricos para apoyar su causa, como los que hizo Próspero de Bofarull i Mascaró, barcelonés y director del Archivo de la Corona de Aragón o la falsificación que hizo Joan Gaspar Roig i Jalpí; y llamativo fue también la desaparición del testamento de Jaime I de Aragón, en el que sólo hablaba del condado de Barcelona.

Ya en el tema de la Cruzada Nacional y su legitimidad, hace una gran radiografía de los crímenes y abusos de la república…

Nos venden la falacia de que la II República era la panacea de la libertad y la democracia, sin embargo nació en unas elecciones municipales que perdieron 4 a 1 los partidos republicanos, y se caracterizó por acabar con la libertad y la tranquilidad de los españoles. Para empezar la libertad de información, que es un derecho fundamental para cualquier democracia no existía en la II República, ya que la Ley de Defensa de la República de 1931 dejaba que el gobierno prohibiera la difusión de las noticias que considerase, y en 1933 se añadió además la censura previa. Aquella siniestra república que terminó por traer el caos y la guerra civil a España, desde el principio tuvo una fuerte influencia de la masonería que se tradujo en una Constitución laicista y anticlerical, por lo que llevó a cabo la expulsión de la Iglesia católica de la vida pública y su persecución, acompañada de asesinatos, violaciones, profanaciones e incendios de templos, bibliotecas e importantes obras de arte. Algo que estaba relacionado con su objetivo de dominar la enseñanza.

Tras el bienio de la izquierda republicana, ganó las elecciones la derecha en 1933, algo que la izquierda no aceptó, y a la derecha no se la dejó formar gobierno. Cuando un año después la CEDA quiera incorporar sólo algunos ministros en el gobierno, tanto los republicanos como el PSOE conspirarán y organizarán un golpe de estado revolucionario, pues no acataban ni sus propias leyes sectarias ni el juego de aquella parcial democracia.

Los republicanos, los marxistas y anarquistas fueron elevando el nivel de violencia hasta llegar a las elecciones de febrero de 1936 en que la derecha las ganó por 700.000 votos, pero el pucherazo que tuvo lugar y que hoy conocemos perfectamente les arrebató 50 diputados y por tanto el gobierno. En la II República sólo podían gobernar los republicanos y la izquierda mientras la oposición era perseguida. Y la siniestra II República culminó su existencia con el asesinato del jefe de la oposición, estas eran sus libertades.

Todo muy bien documentado con abundantes citas de políticos como el mismo Largo Caballero…

Cuando te enfrentas al debate con los activistas de la izquierda, comprendes que a esta gente no le interesa la verdad, sino imponer la propaganda de sus consignas que están basadas en mentiras, además lo hacen sin pensar ni investigar sólo repiten lo que otros antes les dijeron, y habría que remontarse hasta la frase de “la mentira es un arma revolucionaria” que dijo Lenin. Para mí lo interesante es dejar a los propagandistas en evidencia ante los demás y ponérselo difícil, por tanto antes que opinar me basta rescatar las frases de Largo Caballero con sus recortes del periódico El Socialista para demostrar que el Frente Popular no estaba formado por demócratas y quería instaurar la dictadura del proletariado en España años antes que entrase en escena el general Franco. Le recuerdo 3 frases sólo:

“La clase obrera debe adueñarse del poder político, convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo, y como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la revolución”.

“La democracia es solo el primer paso hacia la consecución de la dictadura del proletariado. Que nadie dude que el poder será nuestro, por las buenas o por las malas”

“Tenemos que luchar, como sea, hasta que en las torres y en los edificios oficiales ondee no la bandera tricolor de una República burguesa, sino la bandera roja de la Revolución Socialista”.

¿Por lo tanto fue legítimo el alzamiento?

Por supuesto que lo fue, lo cómodo ahora es decir lo contrario y sumarse al rebaño, pero hay que contextualizar y meterse en la piel de los españoles amenazados en 1936 por la revolución marxista y anarquista, que dejaba cientos de muertos en las calles, les quitaba sus libertades, perseguía su fe, y además les pretendía robar y asesinar por el mero hecho de ser católicos o “enemigos del pueblo” como en la URSS. Para comprobar el ambiente prerevolucionario que se vivía en España antes de julio de 1936 basta acercarse a los informes que mandaban las embajadas extranjeras en Madrid a sus respectivos países.

Y gracias a que se alzó la España nacional se evitó que el país acabara en el genocida fracaso de un régimen comunista con sus millones de asesinados, su esclavitud y su miseria. Le pongo un ejemplo muy sencillo, si hace unos años el pueblo venezolano se pudiera haber alzado contra la basura comunista de Chávez y Maduro, que no han ganado las últimas elecciones, ahora no se estaría muriendo de hambre su pueblo mientras avanza la represión.

¿Por qué los nacionales salieron victoriosos de la guerra?

Por varios motivos, primero había mayor número de españoles que apoyaban a las fuerzas nacionales tras el caos y por la anarquía de los gobiernos de la izquierda. Recordemos que la derecha había ganado las elecciones, no la izquierda. Además durante la guerra el caos frentepopulista provocó una enorme persecución interior y la mayor hambruna. Los nacionales ganaron también porque tenían el mando único, mientras el Frente Popular era un galimatías político en que el gobierno iba por un lado y los partidos del Frente Popular hacían su propia revolución por otro y los nacionalistas querían dar pie a sus entelequias de estados siendo desleales al gobierno de Madrid.

Los nacionales, a pesar de partir en una situación de suma inferioridad y precariedad, algo que se oculta dando la imagen contraria, fueron más diligentes, recibieron mayor número de voluntarios y dieron mayores muestras de valor y resistencia. Y la propaganda a la vez que niega cualquier mérito militar a Franco, han encontrado una consigna para suministrar al abrevadero y explicar por qué ganó la guerra y está en decir que fue porque Franco recibió la ayuda militar de Hitler y Mussolini. Sin embargo esta fue similar en cantidad a la que recibió el bando rojo de la URSS de Stalin, sin olvidar el envío de las brigadas internacionales.

¿Cuál sería el balance de los 39 años de franquismo?

Sumamente positivo, derribó al gobierno marxista, masónico y separatista del fraude electoral de 1936, que no respetaba ni sus propias reglas del juego y violentaba la convivencia; impidió que España se convirtiera en una dictadura comunista al estilo de Rumanía o Polonia y nos evitó los millones de asesinatos por ese régimen comunista; evitó también la pobreza y miseria de una economía socialista y que el país se convirtiera en una cárcel como Corea del Norte. Salvó a la nación de su posible disgregación, salvó a la Iglesia y a la fe de los españoles de su exterminio, evitó que España entrase en la II Guerra Mundial y terminó su trayectoria dejando un país pacificado de clases medias, pleno empleo, bajos impuestos, deuda mínima y siendo la octava potencia económica del mundo. Todos los datos macroeconómicos de 1975 comparados con la actualidad son ostensiblemente mejores, algo que ocultan o salen por peteneras. A los hijos del franquismo se les dejó una España próspera con oportunidades y futuro muy diferente de estos últimos 40 años.

Y para finalizar se centra en el gran engaño y traición que fue la transición…

La Transición fue una chapuza, algo que siempre va a negar la generación que la hizo, es decir, los niños bonitos del franquismo, que no hicieron la guerra y de repente olvidaron cualquier lección histórica de sus padres, con los que tenían un problema generacional, digamos que les faltó la cautela necesaria. Olvidaron por ejemplo el peligro que era legalizar a los viejos partidos del Frente Popular, que provocaron la guerra civil, con sus nombres y siglas mientras la derecha se fundaba en nuevos partidos, como fue un error legalizar a los nacionalistas que en Francia están prohibidos. Pero para empezar Juan Carlos de Borbón sintiéndose que carecía de apoyo y legitimidad, y sólo contaba con el testamento y el ejército de Franco, se convirtió en el gran concesionista con su chambelán Suárez.

Más tarde renegará de él hasta llegar a organizarse el 23F con su conocimiento y aprobación. La Transición consistió en apuntalar la monarquía, comprar voluntades políticas y cualquier oposición de la izquierda y el nacionalismo. Así se dedicaron básicamente a repartir cargos políticos, sueldos y privilegios a todos en Madrid y en toda España con el Estado autonómico. Es el nacimiento de la partitocracia con el enorme costo y subidas constantes de impuestos.

En la Transición sólo se convocó al pueblo para refrendar lo que la naciente partitocracia ya había acordado antes, y Juan Carlos y Suárez estuvieron dispuestos a concederlo todo excepto un referéndum sobre la monarquía, que iba incluida en el pack de la democracia partitocrática. El apaño le sirvió al monarca para vivir sin ser molestado con sus amantes y comisiones durante décadas, pero la herencia que le deja a su hijo Felipe se parece más a la de 1936. En la Transición se gestaron estos separatismos delirantes ya muy crecidos que están al borde del enfrentamiento civil en Cataluña y otras regiones; en la Transición también se larvó la supuesta superioridad moral de la izquierda y la renuncia a dar la batalla de las ideas, así que ahora tenemos fuerzas políticas neo-marxistas y antisistema también muy crecidas.

¿Qué es lo que aporta su libro de nuevo?

Para empezar mi libro es un compendio, un manual donde se explica de forma amena los principales mitos de la manipulación histórica. Y además he tratado ampliamente de demostrar la falsedad de los 2 principales mitos y complejos que padece la derecha política y sociológica actual para no dar la batalla de las ideas:

  1. La guerra civil no fue la lucha de los demócratas contra los fascistas, pues ni los unos eran demócratas ni los otros eran fascistas. Ya hemos visto que el Frente Popular no luchaba por la democracia sino por instaurar la dictadura soviética en España y a su vez el franquismo fue un régimen militar que se declaró como católico.
  2. Trato también ampliamente el complejo que se tiene en la derecha con el tema del fascismo, pues demuestro sobradamente que el fascismo es un movimiento socialista que nació en la izquierda y no pertenece a la derecha a pesar de su exacerbado nacionalismo, pero para entender bien todo esto es mejor hacerse con el libro, algo que se hace fácilmente por internet o encargándolo en una librería.

Resumen de la entrevista en vídeo: Video de la entrevista a Javier Giral

Javier Navascués