Antonio Casado analiza su novela: El último linchamiento (ambientada en julio de 1936).

PORTADA (1)

El 19 de julio de 1936 fue asesinado en Cartagena Juan Vicente Fernandez, más conocido como el Chipé. Una masa enloquecida se ensañó brutalmente con el cadáver, protagonizando uno de los sucesos más tristes y macabros que se recuerdan en la mencionada localidad murciana. Más de ochenta años después el abogado y escritor Antonio Casado Mena recrea esos terroríficos acontecimientos en una amena y vibrante novela: El último linchamiento, editada por SND Editores. Un viaje trepidante y vertiginoso al tórrido verano del 36.

Antonio Casado es doctorando en Derecho. Economista y abogado especialista en Derecho Penal. Autor junto a María Zabay del libro todos contra el Bullying. Publicó una colección de poemas, junto con otros poetas contemporáneos, titulado “REFLEJOS”. Es comentarista habitual en la Opinión de Murcia, ha asesorado en artículos para el diario económico “Cinco Días” y atiende numerosas entrevistas a nivel nacional, así como chats de consulta jurídica en distintos medios de comunicación. Ha sido Director de la Cátedra de flamenco de Cartagena además de creador y Director artístico del Concurso Nacional de Saetas.

¿Por qué decidió escribir el libro sobre el linchamiento de un delincuente?

Por la inusitada reacción de mis congéneres y por el indudable escenario en el que se desarrolla: mi querida Cartagena. Me pareció mentira (aún me lo parece) que por las calles donde paseó tiempo atrás el Chipé sucedieran los hechos que aquí novelo. Siento escalofríos al imaginar que, si hubiera nacido unos años antes, yo mismo podría haber sido uno de aquellos testigos o, quién sabe, tal vez el propio Chipé.

¿Le motivaba hacer un libro de un antihéroe?

Sí, aunque con el mismo cariño lo habría escrito sobre un héroe.

Un personaje que es toda una leyenda en Cartagena…

Claro, es un personaje que es leyenda viva de la ciudad de Cartagena para lo bueno y para lo malo, por eso mismo debe ser recordado. Además es muy significativo no olvidar nuestra historia, sobre todo para no tener la desdicha de volver a repetirla.

Un hombre con muchos enemigos, entre ellos los de su misma raza gitana…

Sí, claro. Tenía bastantes enemigos, sobre todo por su condición de delincuente y proxeneta. Este perfil típico de persona no suele destacar por tener grandes amistades, aunque si bien es cierto a los que él consideraba sus jefes o las personas a las que debía proteger lo hacía con lealtad.

Su vida sórdida no justifica en ningún caso la cruel venganza popular…

No. Nunca. Aunque ya sabe usted que en esta tipología de asesinatos en los cuales el sujeto es la masa y por tanto el criminal se puede decir que no existe como individuo, aparece una justificación a posteriori, resaltando algún detalle negativo de la víctima a fin de descargar conciencias.

¿Puede narrar brevemente su muerte y linchamiento?

Casi 2000 personas pidieron su muerte en la puerta de comisaría el 19 de julio del 36. Fue conducido en un coche de la policía desde la comisaría al penal de San Antón. Dentro del coche le pegaron un tiro en la base del cráneo. Lo sacaron del vehículo y lo dejaron tirado en el suelo. La turba cogió una soga de grandes dimensiones y lo arrastró por las calles de Cartagena antes la pasividad de los oriundos. Se le mutiló. La carrera fue un amasijo de carne. Se le tiró al mar. Se le colgó en una terraza para exponerlo públicamente. Se le echo gasolina y se le prendió fuego.

¿Qué buscaban en el fondo con un episodio tan cruel?

Nada. El odio del hombre es atemporal, y cualquier motivo puede servir de excusa para descargar iras acumuladas contra otros, ya lo advirtió Hobbes: el hombre es un lobo para el hombre.

Los hechos se produjeron justo un día después del alzamiento nacional…

Sí, aunque en Cartagena aún la situación no estaba totalmente decantada, pero sucedió algo verdaderamente extraordinario al inicio de la contienda: los comités antirrevolucionarios y antifascistas, la marinería, los auxiliares, los cabos, los sindicalistas, los anarquistas y gentes comprometidas en su mayoría con logias masónicas tomaron el mando de la ciudad, ante la pasividad de los oficiales y generales.

¿Qué hecho histórico de todos los que relata en su novela es el que más le ha gustado o llamado la atención?

Que en abril de 1936, tres meses antes de la contienda, una manifestaciones del partido comunista en la calle mayor, ocasionó altercados contra los cofrades, donde volaron vajillas completas y hubo lesionados, carreras, sustos y desmayos varios. Además, esa misma noche, estos mismos comunistas y otros que gritaban ¡Muerte a España, Viva Rusia! fueron a la Iglesia de Santo Domingo a destrozar todo lo que se encontraran en su camino. Allí se encontraron con un teniente de navío bajo el dintel de la puerta principal y desenfundó su pistola reglamentaria para detenerlos.

¿Está pensando ya en escribir otro libro?

Claro. Un escritor nunca puede dejar de pensar en escribir. De hecho he arrancado ahora a escribir una tesis doctoral sobre el uso político de la prisión provisional y del renacer del derecho penal del enemigo. Además, tengo el primer borrador de una novela cuyo contenido aún no quiero desvelarle.

Javier Navascués Pérez

 

Anuncios

Pedro Insua nos habla del éxito de su libro: 1492, España contra sus fantasmas que desmonta la leyenda negra de España.

1492-espana-contra-sus-fantasmas-pedro-insua-rodriguez

El pasado 26 de septiembre Pedro Insua presentó oficialmente la segunda edición de su libro, tras el gran éxito de la primera, agotada en mes y medio. El tema de la leyenda negra sigue interesando a un buen número de españoles cada vez más hartos de la historia oficial. Un libro intrépido y vibrante donde el autor con un lenguaje culto y pleno de fuerza enarbola con gallardía la verdad de la gloriosa historia española. Un libro que hace que nos sintamos orgullosos de nuestra historia y de nuestras gestas, una reivindicación del heroismo hispano frente a sus grandes enemigos.

Pedro Insua es Lcdo. en Filosofía por la UCM. Está realizando su tesis doctoral sobre los proyectos de conquista de China presentados a Felipe II en el siglo XVI. Profesor de Filosofía. Ha publicado tres libros: Hermes Católico, ed Pentalfa, 2013; Guerra y Paz en el Quijote, ed Encuentro, 2016; y 1492, España contra sus fantasmas, ed Ariel, 2018. Autor de artículos en revistas de prestigio y asiduo en programas de televisión como el Gato al Agua. En esta entrevista resume en pocas palabras los aspectos esenciales de su libro.

1492, uno de los grandes hitos de la historia…

Sí, 1492 es una efeméride que inaugura el mundo moderno al resquebrajarse el antiguo. La navegación hacia el oeste, atravesando las columnas de Hércules, para internarse en la mar Océana, en el mar Tenebroso, rompe completamente con la concepción pliniana del orbe. Se accede por primera vez a lugares que, según dicha concepción antigua, eran inhabitables, quedando ello desmentido por la presencia de los indígenas americanos. Ello representa todo un terremoto teológico y antropológico que derriba para siempre los límites del mundo antiguo y medieval, abriéndose paso, con el avance de la proa de los barcos, una concepción del orbe que, ahora sí, se ajusta por vez primera a sus medidas reales.

¿Cuáles son los principales fantasmas de España?

Fantasma tiene aquí , en el título del libro, un doble sentido, el mismo doble sentido de la palabra “fantasma”. Por un lado es una entidad vaporosa, leve, queriendo significar, al respecto de la historia, que los relatos negro-legendarios tejidos en torno a estos hitos son inconsistentes historiográficamente hablando, sin profundidad ni peso documental. Por otro lado, por su carácter ligero, gaseoso, tienden a la expansión, y son difíciles de neutralizar, de combatir, al filtrarse por la vía de la divulgación y hacer vox populi.

Así, la destrucción de al-Ándalus, vinculado a la fecha del 2 de enero de 1492 (en realidad, la toma de Granada, cuando al-Ándalus, el califato, ya había desaparecido siglos antes), la expulsión de Separad (entre marzo y julio de 1492) y el genocidio americano (12 de octubre de 1492) son los tres hitos que vuelven una y otra vez, en forma de fantasma negro legendario, buscado la disolución de la sociedad política española.

¿Por qué hay que combatir firmemente contra ellos?

Pues digamos por dos razones fundamentalmente: por una parte, por razones teóricas, históricas, esos fantasmas negro legendarios son una deformación de la historia, y, por tanto, falsos. No son relatos históricos, sino ficticios, aunque tenga tal pretensión de historicidad.

Y, por otra parte, por razones prácticas, políticas, en cuanto que dischos relatos buscan justificar la disolución de nuestra soberanía nacional española y, por tanto, nuestros derechos como españoles.

Afortunamente siguen saliendo un buen número de libros desmontando la leyenda negra…

Sí, los libros (entre otros) de Iván Vélez, que bebe como el mío del libro “España frente a Europa, de Gustavo Bueno (1999), y el libro de Elvira Roca, convertido en un superventas y en un fenómeno editorial sin precedentes, han salido al paso últimamente frente a ese gigantesco producto de la mercadotecnia propagandística que es la leyenda negra antiespañola, con siglo de duración.

Es muy difícil desmontar su divulgación propagandística, pero no lo es tanto revelar la falsedad del fenómeno (esto sí está a nuestro alcance, al alcance de cualquiera que se ponga a penetrar algo en los documento y en los archivos). Probablemente el hecho de verle las orejas al lobo catalanista, que marca sin duda la actualidad política española, ha hecho que estos libros cobren mucha actualidad, vigencia y beligerancia.

¿Qué aporta de nuevo su libro a la refutación de la leyenda negra?

Yo diría que la principal novedad es que entro, pero a fondo, en todo el debate jurídico teológico y filosófico que supuso la cuestión de indis, la cuestión de los indígenas, y en general, el trato de los infieles por parte de las sociedades políticas cristianas, y sobre todo la española en contraste con otras. En general, este asunto se suele tratar como si fuera superestructural, cuando en la resolución de estas controversias está el quid de la cuestión.

No se pretende replicar a la leyenda negra con una leyenda rosa, lo que hizo España se debió a una circunstancia muy singular, primero relativa a la solución cosmográfica para el problema geoestratégico de confrontación contra el Turco (tras la caída de Constantinopla en 1453); y después la solución tomista al debate teológico jurídico en torno a los reinos de Indias. Todo ello lo trato en el libro con cierta profundidad.

¿Cómo se puede adquirir?

Ariel es una editorial muy potente, que tiene muy buena distribuidora, así que se puede adquirir casi en cualquier librería. Muchas gracias por su interés.

Javier Navascués Pérez

Javier Giral Palasí reflexiona sobre su libro Contra la manipulación de la izquierda.

Javier Giral Palasi

Ante la inicua ley de memoria historia, afortunadamente, van saliendo a la luz excelentes trabajos históricos que pulverizan los principales mitos de la propaganda antifranquista, que durante tantos años ha lavado el cerebro de muchos españoles, demonizando el franquismo y silenciando los atroces crímenes de la república.

Uno de ellos es sin duda Contra la manipulación de la izquierda y otras manipulaciones históricas de Javier Giral Palasí, que además de abordar con precisión y criterio el tema de la Cruzada Nacional realiza un amplio repaso a las principales manipulaciones izquierdistas a lo largo de la historia. El autor nos explica a fondo los principales temas de su libro. 

¿Por qué un libro contra la manipulación de la izquierda?

Se trata de un libro que desmonta toda la propaganda fundamental de la izquierda sobre la historia, una manipulación orientada a acallar y dominar al adversario político, avergonzándolo de un supuesto pasado que en realidad nada tiene que ver con el cuento histórico que pregonan. Pero este libro no trata sólo sobre la manipulación histórica de la izquierda, el subtítulo dice “y otras manipulaciones históricas” entre las que podemos mencionar la del separatismo, una historiografía propia del club de la comedia sobre unas supuestas naciones históricas que en realidad jamás existieron; también trato el tema de la Leyenda Negra, el Islam, los errores de la Transición, la estrategia del Marxismo Cultural o los principales complejos que tiene la derecha política para no haber dado la batalla de las ideas durante estos más de 40 años.

Efectivamente empieza en los primeros capítulos hablando del Reino de España y la gloriosa reconquista frente a la Leyenda Negra…

Fíjese que por ejemplo, el comunista Sánchez Gordillo, alcalde de Marinaleda dijo que “Andalucía es anterior a la creación del estado español”. Son tan zotes que hacen la asimilación mental de identificar a la actual Andalucía con el Al-andalus de la morería medieval, pues creen que España nació con los Reyes Católicos y odian de tal manera a España desde la izquierda y el nacionalismo, que los comunistas andaluces llegan a preferirse descendientes de los musulmanes antes que de los españoles, en línea del demente de Blas Infante que acabó sus días vestido de beduino y haciéndose llamar “Ahmad”, un sujeto que estaba tan sólo un poco más zumbado que el racista de Sabino Arana fundador del PNV.

Si hablásemos de los separatistas catalanes encontraríamos más de lo mismo, es decir, que todos tienen en común que se remontan a la Edad Media para hablar de falsas nacionalidades históricas anteriores a España pero que en realidad, como dije antes, nunca existieron. Y al mismo tiempo que inventan y manipulan, estos estafadores muy bien subvencionados por los gobiernos autonómicos, callan que para empezar España ya existía antes de la invasión musulmana, es decir hace 1500 años, pues lo que llaman Reino Visigodo, oculta en realidad el nacimiento del reino de España. Pues como reyes de España se coronaban, algo que después va a estar presente en el recuerdo de la nobleza medieval que se ocupa de ir reconquistando territorios a los musulmanes.

Menciono también el tema de la Reconquista. Actualmente hay profesores universitarios que prohíben hablar de este término, porque contra el cristianismo utilizan el principio del laicismo y la beligerante hostilidad anticlerical, de hecho su religión de izquierdas siempre pretendió sustituir al cristianismo, pero cuando se trata del islam aplican el principio gili-progre de la multiculturalidad y su falacia de las “3 culturas” en buena armonía y paz en el Al Ándalus musulmán. Parece ser que a estos profesores les incomoda que los españoles quisieran recuperar su tierra en un largo proceso que llamamos Reconquista contra el invasor.

En cuanto a la Leyenda Negra en mi libro explico que no hubo genocidio en América por la fuerza de las armas de los españoles, sino por culpa de las enfermedades traídas de Europa, a la vez que hablo de las ventajas que tuvo esa conquista para la población indígena a diferencia de otras como, por ejemplo, las inglesas y pongo en su justo lugar la gran obra de España descubriendo el mundo.

Aunque lo acaba de nombrar antes, también dedica varios capítulos a triturar los delirios separatistas de vascos y catalanes…

Efectivamente lo que el analfabetismo político llama ahora las autonomías de las “nacionalidades históricas” resulta que en realidad son las menos históricas de todas. Vuelvo a recordar que lo realmente histórico y anterior a todo es España. Fíjese que tan histórica es la nación vasca que hace 100 años el racista de Sabino Arana se tuvo que inventar un término para referirse a ella, “Euskadi”, con tan poca fortuna que se confundió al unir una raíz vasca con un sufijo utilizado para vegetales, por lo que se mofaba el vasco Unamuno, pero como en la España del disparate autonómico triunfan las chorradas de cada aldea tampoco faltan a la cita los del PP, los de la PSOE ni los periodistas que repiten lo de “Euskadi” por aquí y acullá. Y es tan antigua la nación vasca según el cuento separatista que también el zumbado de Sabino Arana se tuvo que inventar una bandera, así que hizo una imitación peculiar de la inglesa, pues consideraba a Inglaterra el mayor enemigo de España.

Por su parte la demencia y el despropósito toma tintes artísticos y tragicómicos cuando llegamos al separatismo catalán, esta es otra nación tan antigua que nunca tuvo tiempo de existir a lo largo de la historia como un estado o reino, ya que en el único mapa histórico que existe es en el actual de la ruina autonómica, circunstancia aprovechada para que los nacionalistas vayan construyendo estructuras de estado durante estos 40 años e ir adoctrinando al personal en el odio y la mentira. Ante este vacío se lo han tenido que inventar todo y apropiarse de lo demás, han dicho que Colón, Leonardo da Vinci, Shakespeare, Santa Teresa de Ávila o Cervantes eran catalanes. También que el Quijote de la Mancha se escribió originariamente en catalán, que Roma no era nada hasta que no entraron en ella los catalanes, que la banca nació en Barcelona, etc, etc… Y la señera que lucen en realidad es el emblema de la corona de Aragón y en la Diada celebran a un patriota español, Casanova, como un mártir de la causa separatista. Después han falsificado diferentes documentos históricos para apoyar su causa, como los que hizo Próspero de Bofarull i Mascaró, barcelonés y director del Archivo de la Corona de Aragón o la falsificación que hizo Joan Gaspar Roig i Jalpí; y llamativo fue también la desaparición del testamento de Jaime I de Aragón, en el que sólo hablaba del condado de Barcelona.

Ya en el tema de la Cruzada Nacional y su legitimidad, hace una gran radiografía de los crímenes y abusos de la república…

Nos venden la falacia de que la II República era la panacea de la libertad y la democracia, sin embargo nació en unas elecciones municipales que perdieron 4 a 1 los partidos republicanos, y se caracterizó por acabar con la libertad y la tranquilidad de los españoles. Para empezar la libertad de información, que es un derecho fundamental para cualquier democracia no existía en la II República, ya que la Ley de Defensa de la República de 1931 dejaba que el gobierno prohibiera la difusión de las noticias que considerase, y en 1933 se añadió además la censura previa. Aquella siniestra república que terminó por traer el caos y la guerra civil a España, desde el principio tuvo una fuerte influencia de la masonería que se tradujo en una Constitución laicista y anticlerical, por lo que llevó a cabo la expulsión de la Iglesia católica de la vida pública y su persecución, acompañada de asesinatos, violaciones, profanaciones e incendios de templos, bibliotecas e importantes obras de arte. Algo que estaba relacionado con su objetivo de dominar la enseñanza.

Tras el bienio de la izquierda republicana, ganó las elecciones la derecha en 1933, algo que la izquierda no aceptó, y a la derecha no se la dejó formar gobierno. Cuando un año después la CEDA quiera incorporar sólo algunos ministros en el gobierno, tanto los republicanos como el PSOE conspirarán y organizarán un golpe de estado revolucionario, pues no acataban ni sus propias leyes sectarias ni el juego de aquella parcial democracia.

Los republicanos, los marxistas y anarquistas fueron elevando el nivel de violencia hasta llegar a las elecciones de febrero de 1936 en que la derecha las ganó por 700.000 votos, pero el pucherazo que tuvo lugar y que hoy conocemos perfectamente les arrebató 50 diputados y por tanto el gobierno. En la II República sólo podían gobernar los republicanos y la izquierda mientras la oposición era perseguida. Y la siniestra II República culminó su existencia con el asesinato del jefe de la oposición, estas eran sus libertades.

Todo muy bien documentado con abundantes citas de políticos como el mismo Largo Caballero…

Cuando te enfrentas al debate con los activistas de la izquierda, comprendes que a esta gente no le interesa la verdad, sino imponer la propaganda de sus consignas que están basadas en mentiras, además lo hacen sin pensar ni investigar sólo repiten lo que otros antes les dijeron, y habría que remontarse hasta la frase de “la mentira es un arma revolucionaria” que dijo Lenin. Para mí lo interesante es dejar a los propagandistas en evidencia ante los demás y ponérselo difícil, por tanto antes que opinar me basta rescatar las frases de Largo Caballero con sus recortes del periódico El Socialista para demostrar que el Frente Popular no estaba formado por demócratas y quería instaurar la dictadura del proletariado en España años antes que entrase en escena el general Franco. Le recuerdo 3 frases sólo:

“La clase obrera debe adueñarse del poder político, convencida de que la democracia es incompatible con el socialismo, y como el que tiene el poder no ha de entregarlo voluntariamente, por eso hay que ir a la revolución”.

“La democracia es solo el primer paso hacia la consecución de la dictadura del proletariado. Que nadie dude que el poder será nuestro, por las buenas o por las malas”

“Tenemos que luchar, como sea, hasta que en las torres y en los edificios oficiales ondee no la bandera tricolor de una República burguesa, sino la bandera roja de la Revolución Socialista”.

¿Por lo tanto fue legítimo el alzamiento?

Por supuesto que lo fue, lo cómodo ahora es decir lo contrario y sumarse al rebaño, pero hay que contextualizar y meterse en la piel de los españoles amenazados en 1936 por la revolución marxista y anarquista, que dejaba cientos de muertos en las calles, les quitaba sus libertades, perseguía su fe, y además les pretendía robar y asesinar por el mero hecho de ser católicos o “enemigos del pueblo” como en la URSS. Para comprobar el ambiente prerevolucionario que se vivía en España antes de julio de 1936 basta acercarse a los informes que mandaban las embajadas extranjeras en Madrid a sus respectivos países.

Y gracias a que se alzó la España nacional se evitó que el país acabara en el genocida fracaso de un régimen comunista con sus millones de asesinados, su esclavitud y su miseria. Le pongo un ejemplo muy sencillo, si hace unos años el pueblo venezolano se pudiera haber alzado contra la basura comunista de Chávez y Maduro, que no han ganado las últimas elecciones, ahora no se estaría muriendo de hambre su pueblo mientras avanza la represión.

¿Por qué los nacionales salieron victoriosos de la guerra?

Por varios motivos, primero había mayor número de españoles que apoyaban a las fuerzas nacionales tras el caos y por la anarquía de los gobiernos de la izquierda. Recordemos que la derecha había ganado las elecciones, no la izquierda. Además durante la guerra el caos frentepopulista provocó una enorme persecución interior y la mayor hambruna. Los nacionales ganaron también porque tenían el mando único, mientras el Frente Popular era un galimatías político en que el gobierno iba por un lado y los partidos del Frente Popular hacían su propia revolución por otro y los nacionalistas querían dar pie a sus entelequias de estados siendo desleales al gobierno de Madrid.

Los nacionales, a pesar de partir en una situación de suma inferioridad y precariedad, algo que se oculta dando la imagen contraria, fueron más diligentes, recibieron mayor número de voluntarios y dieron mayores muestras de valor y resistencia. Y la propaganda a la vez que niega cualquier mérito militar a Franco, han encontrado una consigna para suministrar al abrevadero y explicar por qué ganó la guerra y está en decir que fue porque Franco recibió la ayuda militar de Hitler y Mussolini. Sin embargo esta fue similar en cantidad a la que recibió el bando rojo de la URSS de Stalin, sin olvidar el envío de las brigadas internacionales.

¿Cuál sería el balance de los 39 años de franquismo?

Sumamente positivo, derribó al gobierno marxista, masónico y separatista del fraude electoral de 1936, que no respetaba ni sus propias reglas del juego y violentaba la convivencia; impidió que España se convirtiera en una dictadura comunista al estilo de Rumanía o Polonia y nos evitó los millones de asesinatos por ese régimen comunista; evitó también la pobreza y miseria de una economía socialista y que el país se convirtiera en una cárcel como Corea del Norte. Salvó a la nación de su posible disgregación, salvó a la Iglesia y a la fe de los españoles de su exterminio, evitó que España entrase en la II Guerra Mundial y terminó su trayectoria dejando un país pacificado de clases medias, pleno empleo, bajos impuestos, deuda mínima y siendo la octava potencia económica del mundo. Todos los datos macroeconómicos de 1975 comparados con la actualidad son ostensiblemente mejores, algo que ocultan o salen por peteneras. A los hijos del franquismo se les dejó una España próspera con oportunidades y futuro muy diferente de estos últimos 40 años.

Y para finalizar se centra en el gran engaño y traición que fue la transición…

La Transición fue una chapuza, algo que siempre va a negar la generación que la hizo, es decir, los niños bonitos del franquismo, que no hicieron la guerra y de repente olvidaron cualquier lección histórica de sus padres, con los que tenían un problema generacional, digamos que les faltó la cautela necesaria. Olvidaron por ejemplo el peligro que era legalizar a los viejos partidos del Frente Popular, que provocaron la guerra civil, con sus nombres y siglas mientras la derecha se fundaba en nuevos partidos, como fue un error legalizar a los nacionalistas que en Francia están prohibidos. Pero para empezar Juan Carlos de Borbón sintiéndose que carecía de apoyo y legitimidad, y sólo contaba con el testamento y el ejército de Franco, se convirtió en el gran concesionista con su chambelán Suárez.

Más tarde renegará de él hasta llegar a organizarse el 23F con su conocimiento y aprobación. La Transición consistió en apuntalar la monarquía, comprar voluntades políticas y cualquier oposición de la izquierda y el nacionalismo. Así se dedicaron básicamente a repartir cargos políticos, sueldos y privilegios a todos en Madrid y en toda España con el Estado autonómico. Es el nacimiento de la partitocracia con el enorme costo y subidas constantes de impuestos.

En la Transición sólo se convocó al pueblo para refrendar lo que la naciente partitocracia ya había acordado antes, y Juan Carlos y Suárez estuvieron dispuestos a concederlo todo excepto un referéndum sobre la monarquía, que iba incluida en el pack de la democracia partitocrática. El apaño le sirvió al monarca para vivir sin ser molestado con sus amantes y comisiones durante décadas, pero la herencia que le deja a su hijo Felipe se parece más a la de 1936. En la Transición se gestaron estos separatismos delirantes ya muy crecidos que están al borde del enfrentamiento civil en Cataluña y otras regiones; en la Transición también se larvó la supuesta superioridad moral de la izquierda y la renuncia a dar la batalla de las ideas, así que ahora tenemos fuerzas políticas neo-marxistas y antisistema también muy crecidas.

¿Qué es lo que aporta su libro de nuevo?

Para empezar mi libro es un compendio, un manual donde se explica de forma amena los principales mitos de la manipulación histórica. Y además he tratado ampliamente de demostrar la falsedad de los 2 principales mitos y complejos que padece la derecha política y sociológica actual para no dar la batalla de las ideas:

  1. La guerra civil no fue la lucha de los demócratas contra los fascistas, pues ni los unos eran demócratas ni los otros eran fascistas. Ya hemos visto que el Frente Popular no luchaba por la democracia sino por instaurar la dictadura soviética en España y a su vez el franquismo fue un régimen militar que se declaró como católico.
  2. Trato también ampliamente el complejo que se tiene en la derecha con el tema del fascismo, pues demuestro sobradamente que el fascismo es un movimiento socialista que nació en la izquierda y no pertenece a la derecha a pesar de su exacerbado nacionalismo, pero para entender bien todo esto es mejor hacerse con el libro, algo que se hace fácilmente por internet o encargándolo en una librería.

Resumen de la entrevista en vídeo: Video de la entrevista a Javier Giral

Javier Navascués

Ser conservador en España hoy.

37196557932_ac87102a89_b

Ser conservador implica querer preservar algo del pasado y del presente frente a un futuro de cambios, esquemáticamente hablando. En España hay pocos políticos que se auto-definan como conservadores en parte por cobardía -tan desprestigiado está nuestro pasado- pero también, por mucho que nos duela admitirlo, porque muy poco loable nos queda por conservar en un país que ha sido pasto de una mal entendida modernidad según la cual, todo lo pasado era obsoleto, represor y rechazable, mientras que lo nuevo era liberador, igualitario y avanzado.

Con todo, ser conservador hoy en España es la única opción que puede ofrecer una salida a los problemas existenciales a los que nos enfrentamos como nación y como pueblo español. A la izquierda radical que tenemos en el gobierno (Sánchez) y en la sombra (Podemos) no voy a dedicarle nada aquí hoy, ya sabemos cuáles son sus opciones: reforzar su casta empobreciendo a todos los demás, mermar las instituciones públicas nacionales, castigar a las privadas y acabar con la idea de pueblo español. Como bien se ve en sus máximos exponentes terrenales, de Corea del Norte a Venezuela, pasando por Cuba, nada bueno esconden sus ideas.

Yo querría centrarme ahora en la alternativa liberal, pues a los españoles, líderes o menos, se nos llena la boca con un liberalismo del que se espera sea la salvación de todas nuestras cuitas. Y nos equivocamos. Pues es en el liberalismo donde se encuentran las raíces de la actual desnacionalización de la nación española. Me explico: cuando se viene de una economía centralizada o muy dirigida o intervenida por el Estado, ser liberal en lo económico equivale a una bocanada de aire fresco: se privatizan empresas, se abre la competencia, se abaratan los servicios, se reducen los impuestos… todo en aras de que el ciudadano, el individuo, se sienta mejor, más rico y con mayores opciones y oportunidades. En buena medida, los 14 años de socialismo anteriores explican que de la agenda liberal-conservadora con la que el PP llegó al poder en 1996, fuesen los aspectos del liberalismo económico los más relevantes y de los que, aún hoy, sacan pecho.

Pero el liberalismo, si bien muy positivo para el bolsillo de cada uno, como materialismo y como individualismo no deja de tener sus pésimas consecuencias para el alma y para todo lo intangible y colectivo que conforma a un pueblo y a una nación. No en balde nuestros grandes liberales de hoy, desde Pablo Casado a Albert Rivera son europeístas más que españolistas. Porque el liberalismo, al fin y al cabo, es una ideología universalista que encuentra en las fronteras nacionales un obstáculo. ¿Qué más da que cierre una empresa española si puedo comprar el mismo producto, más barato, en China?

Igualmente, el liberalismo está siempre sometido a la tiranía del individuo, su sujeto y actor, dado que todo gira en maximizar las oportunidades para el mismo. Todo vale siempre que sea consensual entre las partes y no incurra en daños mayores contra nadie. Esto es, yo hago lo que quiera con mi vida, si no atento contra la de los demás. Bastaría recurrir al problema del aborto para subrayar como esa supuesta autoridad máxima de la persona acaba confundiendo una situación dramática con un derecho inalienable, pero voy a intentar evitarlo. Hay muchos otros casos de cómo el liberalismo lleva en su seno borrar la distinción entre el bien y el mal. Por ejemplo, durante el proceso a la “manada”, lo único que se discutió fue el grado de consentimiento que la chica podía haber prestado o no, a fin de poder considerarla víctima. Entiendo que es un problema a jurídico, pero la prensa y los medios no son jueces y, sin embargo, nadie sacó a relucir el hecho de que un grupo de jóvenes, hechos y derechos, recurriesen al sexo en grupo, de manera sórdida y bestial, para satisfacer su necesidad de pasar un buen rato. Los abusos y violación no se derivan de la ley, sino de una ausencia de moral -o de una moral radicalmente distinta a la que nos ha hecho una sociedad-  que, al parecer, nadie se cuestiona. Y nadie se lo plantea porque, al fin y al cabo, eso es lo que se nos ha inculcado desde el liberalismo: que todo vale mientras sea consentido.

El problema de aunar materialismo e individualismo es que se cercena todos y cada uno de los elementos sobre los que se ha construido, lenta y agónicamente, España, la nación y el pueblo español. Ciudadanos se abstiene en el Congreso ante la propuesta del gobierno de instaurar la llamada “sanidad universal”, esto es, una sanidad abierta a todos pero pagadas por los impuestos de los españoles, cada vez más altos, lógicamente. Porque no entiende de fronteras (quizá su disculpa sea que entiende bien las de los separatistas catalanes, su razón primaria de existir). El nuevo PP de Casado y cía. se desentiende de la macabra exhumación de los restos de Franco, porque no entiende el valor de la Historia de España, a la que subsumiría gustoso en la europea (si ésta existiera). Y ambos recurren al humanitarismo para aceptar, albergar y costear a los emigrantes que lleguen a suelo español.

El liberalismo nos promete mejorar la eficacia y la gestión del Estado, pero poco bueno o nada nos dice sobre nuestras fronteras nacionales y sobre la cultura que nos ha hecho un pueblo distinto a los otros. Por eso los partidos que ponen el énfasis en sus aspectos liberales no entienden el doble reto al que nos enfrentamos: recuperar el estado español para los españoles primero; recuperar al pueblo español para una España  grande otra vez. Esa es la misión de todo conservador que se precie en la España de hoy. Y esa es una misión en la que no se puede tener éxito ni desde la economía ni desde el individualismo. Se trata de una revolución de la ideas y de la política, pero sólo un conservador está equipado mentalmente para verlo. Entre salvar la hipoteca y salvar el alma, ha llegado el momento de pensar también en lo segundo. Es el futuro de España lo que está en juego.

Rafael L. Bardají
Grupo de Estudios Estratégicos (GEES)

Movimiento por España interpelará al Vaticano este viernes sobre la exhumación de Franco.

sevilla-krvF--1240x698@abc.jpg

Al estar enterrado Franco en una basílica pontificia la exhumación no podría hacerse sin el permiso expreso de la Iglesia, que en teoría debería respetar la firme voluntad de la familia de que no se mueva de allí. Pasa el tiempo y la Iglesia no se pronuncia oficialmente, hecho que genera una gran incertidumbre, cuando no desconfianza.

Continúa la lucha sin cuartel. Movimiento por España, heroicamente contra viento y marea, sigue luchando con todas sus fuerzas para impedir que Franco sea exhumado. La próxima batalla se libra este viernes en la Nunciatura Apostólica. Ante el silencio de la Iglesia pedirán ante el Nuncio un respuesta en nombre de muchos católicos que muestran su preocupación. El acto comenzará a las 12:30 hrs. del viernes 28 de septiembre ante la Nunciatura Apostólica (Avda. Pio XII, 46). Se prevé una gran asistencia y una numerosa presencia de medios.

Les dejamos con la nota de prensa que acaba de difundir la mencionada asociación:

Pedirán públicamente al Nuncio Apostólico una respuesta sobre la postura del Vaticano ante la vulneración del Tratado Internacional por el decretazo 

Madrid, 26 de septiembre de 2018.- Movimiento por España, que reunió a unas 10.000 personas en la Peregrinación al Valle de los Caídos el 15 de julio, pedirá públicamente al Nuncio Apostólico (el representante de la Santa Sede en España) una respuesta sobre la postura del Vaticano ante la vulneración del Tratado Internacional que supone la aprobación del decretazo de exhumación de Franco. El acto tendrá lugar el próximo viernes 28 de septiembre a las 12:30 ante la Nunciatura apostólica en Madrid.

El movimiento ciudadano ha enviado más de 5.000 firmas de su Manifiesto Católico al Nuncio Apostólico y ha pedido, sin éxito, una cita personal con el representante del Vaticano. Ante la falta de respuesta del representante eclesiástico, se manifestarán este viernes a las 12.30 para pedir una respuesta y desplegarán una gran pancarta.

Pilar Gutiérrez, líder de Movimiento por España, explica: “En nombre de los miles de católicos que han firmado nuestro Manifiesto y los miles más que nos apoyan, queremos saber qué medidas va a tomar el Vaticano para salvaguardar la Basílica pontificia del Valle de los Caídos. Confiamos en que por fin nos reciba el representante del Vaticano en España y dé una respuesta a la inquietud de miles de fieles que contemplan consternados la actitud unánimemente tibia de la curia española que nos induce a pensar que han recibido instrucciones de Roma al respecto. También es muy preocupante la afirmación de Sánchez de que con la Iglesia no tendrían problemas. Así pues, los católicos de Movimiento por España queremos saber si el Vaticano ha llegado a algún acuerdo con Pedro Sánchez sobre la exhumación de Franco, y si así fuera, exigimos que se haga público.”

El Decreto Ley que permitiría la exhumación de los restos de Franco incumple tratados internacionales de superior rango legal como son los Acuerdos con la Santa Sede de 1979, que protegen la inviolabilidad de los lugares de culto, en los cuales rige la legislación eclesiástica. El Valle de los Caídos es una basílica pontificia.

En el acto se dará lectura por megafonía al Manifiesto Católico que figura en su página web desde el 9 de agosto, que se entregará posteriormente en la Nunciatura, junto con algunas firmas adicionales en papel. El acto comenzará a las 12:30 hrs. del viernes 28 de septiembre ante la Nunciatura Apostólica (Avda. Pio XII, 46).

Javier Navascués

Contacto con Movimiento por España:
www.volvemos.es
movimientoporespana@gmail.com
Tlf: 655 10 77 57

Coronel Victorino Ramos: “Los padres de la Constitución no tuvieron ningún cuidado del futuro de España”.

list_640px

Un buen número los altos mandos del Ejército Español (retirados o en la reserva) firmaron valientemente un manifiesto en defensa de la figura de Franco a la que guardan lealtad filial. Seguimos entrevistando a algunos de ellos.

El Coronel de Artillería Victorino Ramos Bautista, con las ideas muy claras responde, de manera breve y sencilla, a las principales cuestiones de la actualidad en torno a la polémica exhumación de Franco.

¿Por qué en la ley de memoria histórica parece sólo estar hecha para las víctimas del bando republicano?

En mi opinión porque pretenden reescribir la Historia y engañar a algunas generaciones actuales y muchas más futuras, intentando convencerles de que ocurrió lo que no ocurrió y privar al Movimiento Nacional de uno de los argumentos que lo justifican; pero los hechos son contumaces.

Y sin embargo, exceptuando valientes acciones de grupos de ciudadanos, apenas hay oposición…

Así es, aunque si esa hipotética oposición de los políticos fuese a seguir las mismas pautas que han seguido los gobiernos en estos últimos años casi mejor no tenerla. Así nadie podría llevarse a engaño con las capacidades de nuestra clase política.

¿Cómo ve el tema de la exhumación?

Mal, muy mal. Considero que con ella el gobierno dispone hoy de una magnífica cortina de humo, algo con lo que pretender cobrar los favores recibidos a sus inestimables colaboradores de la actualidad, cosa que estos nunca verán así.

Iría contra la ley llevarla a cabo contra la voluntad de la familia….

Por supuesto; pero, al parecer, en cuestiones legales “todo se puede argumentar”. No tendrá ninguna consecuencia, salvo un gran disgusto para las personas con algo de vergüenza y ética, independientemente del credo político que profesen. Sentaría un grave precedente hasta que se vuelva a respetar la legalidad.

El futuro de la Basílica estaría en grave peligro…

No creo que lo estuviese en mucho mayor peligro que el resto de bienes relacionados con la Religión, especialmente la Católica, (que lo estarán), pero dadas sus características tan particulares y algunas únicas, quizás la opinión pública internacional llegase a intervenir.

¿La actitud de la Iglesia es tibia?

Quizás más que de tibieza se podría hablar de miedo a que volviesen tiempos felizmente pretéritos. El haber exteriorizado un poco mas de valor y dignidad en esta situación pudiese considerarse una “factura más a cobrar”.

Por otro lado es muy positiva la reacción de más de mil oficiales firmando un manifiesto en defensa del General Franco…

Los que reunían las condiciones necesarias, recibieron el manifiesto a tiempo y firmaron pronto. Si considerásemos el 100% de los militares muy posiblemente esa cantidad habría aumentado “algo”.

Háblenos de la necesidad de seguir luchando en defensa de esta causa hasta dar la vida si fuese necesario…

Toda. No creo que se llegase al último extremo, pero si se llegase es lo que en su momento se juró. De aquellos polvos vinieron estos lodos. Los “padres de la Constitución” tuvieron buen cuidado de legislar algo que “blindase adecuadamente” a la clase política, contentase a todos, pero no tuvieron ningún cuidado del futuro de España.

Javier Navascués

Los ojos que jamás verán la luz.

5b1e7734a890b.jpeg

Una madre pobre quería abortar, pues decía que su situación económica era delicada y no podría mantener a su nuevo hijo. La madre le confesó a un sacerdote su drama y éste encontró una manera para evitar que asesinase al niño aun no nacido. Le dijo lo siguiente: Mira, mata a tu hijo mayor, pues es el que come más y entonces da a luz a este hijo tuyo pequeño que comerá muy poco. Con lo cual, la mujer se echó las manos a la cabeza, percibiendo todo el horror de lo que había pensado hacer. Gracias a la ocurrencia de este sacerdote que sólo quería que vivieran todos los hijos de esta mujer, se logró salvar la vida del hijo aún no nacido.

Este dilema que se plantea en esta pequeña historia está muy presente hoy en la sociedad española: ¿Derecho a la vida o libre elección de la mujer? La segunda opción es uno de los mantras utilizados por la izquierda. Defienden el presunto derecho de la mujer a elegir sobre su cuerpo y a tener o no a su hijo.

Se basan pues, en una defensa pueril y sobre todo, que cae por su propio peso. Bastaría con decirles que el cuerpo de una mujer no tiene 2 cabezas, 4 brazos o 4 piernas. El nasciturus no es una uña, un grano, un mechón de pelo o un complemento del que la mujer puede prescindir cuando quiera. No, es una vida humana.

Los sectores abortistas asocian a los provida al catolicismo y a la derecha conservadora. No es una cuestión de religiones o de creencias. Es un hecho irrefutable e incuestionable y además demostrado científicamente, que la vida existe desde el momento de la concepción. Eso es ciencia, no religión. Desde el instante de la unión entre un óvulo y un espermatozoide, existe ya un ser vivo con ADN. Además, desde la concepción hasta las 12 semanas de la gestación, se forman los principales órganos del feto: corazón, intestino, estómago y al final del primer mes desde la gestación, se empieza a desarrollar el sistema nervioso. Es cierto que el feto se alimenta de la madre, pero también lo hace un bebé recién nacido, sólo que las vías de alimentación son distintas. Aun con estos hechos, muchos seguirán pensando que el nasciturus no es un ser humano, pues bien, un niño de 3 años está menos desarrollado que un adolescente de 16 años y no por eso es menos ser humano.

Es falsa e interesada la visión de que el aborto se corresponde con posiciones de izquierda. La totalidad de los países de América del Sur que están gobernados por partidos de izquierda rechazan de forma taxativa y mucho más restrictiva de lo que he estado nunca en España el aborto. La asociación de defensa del aborto con izquierda es única y exclusivamente europea y, en particular, española. La izquierda irlandesa, por ejemplo, hasta en sus manifestaciones más radicales como Syn Feinn se opone al aborto.

Por otra parte, la oposición al aborto no es patrimonio exclusivo del cristianismo. Son muchos los pensadores ateos, como el filósofo marxista Gustavo Bueno, que lo rechazan. Bueno, padre del materialismo filosófico, ataca el principal argumento de los sectores abortistas de que la mujer es propietaria de su cuerpo y lo compara con la esclavitud. Sostiene pues, que las personas son propietarias de cosas externas a éstas; una persona puede ser propietaria de una bicicleta o de un libro, pero no propietaria de su pulmón, ya que éste forma parte de la persona. Por tanto, dice, una persona no es propiedad, a no ser que sea esclavo y pertenezca a otra persona.

Aunque se diera por bueno el argumento de la propiedad, según Bueno, un ser humano no sólo tiene una madre, también tiene un padre, y, por tanto, no sería un derecho exclusivo de la mujer y habría que tomar en consideración la postura del padre.

Otro ejemplo que destruye esa teoría según la cual la defensa de la vida es patrimonio de la derecha y del catolicismo es el de Paolo Pasolini. El poeta y cineasta italiano se declaraba firmemente ateo y militante comunista y muy lejos de cualquier posición conservadora o clerical. En sus artículos de Il Corriere della Sera, se manifestó con contundencia contra la legalización del aborto, y se enfrentó a su entorno de la izquierda radical cuando se planteó la legalización del aborto en Italia. Pasolini escribió en uno de sus artículos: “¿se puede tranquilamente pasar por encima de un caso de conciencia personal con relación a la decisión de hacer venir o no al mundo a alguien que quiere decididamente venir?”

No deja de ser curioso ver como aquellos que están a favor del aborto y del derecho “a decidir” de la mujer, al mismo tiempo libran una guerra sin cuartel para proteger la vida de determinados animales y de sus crías. Con esto no quiero decir ni mucho menos que no haya que proteger a los animales y por supuesto de los que están en peligro de extinción, solo poner de manifiesto la contradicción que existe en parte de nuestra sociedad, que banaliza la vida humana y por otro lado valora la de los animales como un tesoro muy valioso. ¿Qué tipo de sociedad sin valores y vacía estamos construyendo en la que se ve con normalidad un drama como el aborto? ¿Es que acaso importa más la vida de un toro o el huevo de un ave que una vida humana?

A nadie se le escapa que el aborto es una decisión difícil que la mayoría de las mujeres no querría tomar por nada del mundo e incluso puede encontrar anclaje en varios supuestos. Aun así, siempre existen muchos métodos preventivos y soluciones alternativas a la muerte de un ser humano que viene en camino. Para empezar, en pleno siglo XXI existen muchísimos métodos anticonceptivos para evitar embarazos no deseados. Si ya el embarazo es irreversible, se puede acudir a muchas organizaciones provida para que ayuden a la mujer en su caso y ayudarlas a encontrar la mejor solución posible evitando el drama del aborto. Además, si la situación de la mujer es extremadamente delicada y por múltiples razones no puede encargarse del recién nacido, tiene también la opción de llevar a su hijo a un centro de adopción. Son muchos los padres que acuden a este tipo de centros porque tienen dificultades para tener hijos de manera biológica.

La permisión del aborto sin ningún tipo de restricción banaliza la vida humana. Se comprende que el aborto es una decisión difícil que incluso podría encontrar anclaje legal pero bajo unos supuestos, es decir, con una justificación avalada por una fuente médica y que después se adecuaría o no a los principios morales de cada uno. El aborto debe estar permitido de forma muy regulada, es decir, bajo una ley de supuestos como la existente hasta el año 2010, que recogía unas causas lógicas bajo las cuales cada familia podría plantearse esa drástica opción. Además de una ley provida, la administración debe impulsar medidas para evitar el aborto, ya que se entiende que este drama no se erradica única y exclusivamente cerrando clínicas abortistas. Esas medidas podrían ser, por ejemplo, hacer campañas publicitarias a favor de los métodos anticonceptivos, apoyar casas de acogida, incentivos para fomentar la maternidad, fomentar el trabajo para madres solteras, etc.

En definitiva, los provida, y más concretamente en España, tenemos una aventura trepidante en la defensa de uno de los tesoros más preciados que existen en la humanidad: la vida humana. En nuestro país, además, está recogido por la constitución dentro del apartado de Derechos Fundamentales, concretamente en el artículo 15. Tenemos que defender esta idea con la cabeza bien alta y sin ningún tipo de complejos, porque, la ciencia y la principal razón en la que se sostiene la humanidad, están de nuestro lado. No debemos sentir vergüenza, la deberían sentir aquellos que defienden la muerte, porque, como decía Ronald Reagan: “Todos aquellos que defienden el aborto, han nacido.”

Francisco Cuaresma Poleo.