El 28A nos jugamos algo más que unas elecciones, nos jugamos la propia existencia de España.

Para algunos puede que parezca un titular algo desmesurado, pero prácticamente finalizada la campaña electoral y visto los pronunciamientos de los principales líderes políticos, y sobre todo sus silencios, estoy más convencido que nunca que el futuro de la España que conocemos depende del resultado electoral del próximo domingo.

Aunque la recuperación económica sigue sin llegar a muchos españoles, las cifras de desempleo continúan disparadas con respecto a la media de los países de nuestro entorno, las pensiones no permiten a nuestros mayores vivir con dignidad, millones de españoles se las ven y se las desean para llegar a fin de mes, los salarios se mantienen o bajan mientras todos los servicios esenciales suben y nos anuncian una nueva recesión; todo estos graves asuntos se quedan en nada si tras el 28A se consuma la ruptura del Estado Español.

Una situación cuya gravedad y trascendencia a todos los niveles no somos ni capaces de imaginar como nos afectaría en nuestras vidas cotidianas, pero que la situación, salvando las distancias, del Brexit del Reino Unido y sus desastrosas consecuencias económicas y sociales, nos pueden dar una pista de a lo que estamos abocados los españoles si finalmente el bloque de izquierdas, extrema izquierda y separatistas se hace con la mayoría absoluta en el Congreso y en el Senado.

Un Gobierno de coalición de PSOE y Podemos, con el apoyo parlamentario de ERC, Bildu y demás grupos que buscan la ruptura de España para favorecer los intereses separatistas del País Vasco y Cataluña, es el peor escenario al que podemos estar abocados los españoles.

Porque un PSOE, el de Pedro Sánchez, que negocia sin ambages con los separatistas toda clase de cesiones, cambios constitucionales, derogación de leyes, permisividad ante el incumplimientos legales e incluso indultos a los golpistas, no puede, no quiere hacer frente al envite nacionalista que vendrá después de un 28A con unos resultados donde ellos tengan las llaves del futuro Gobierno.

Lo que se ve agravado con los compañeros de viaje que se ha buscado el PSOE de Pedro Sánchez, un Pablo Iglesias sin ninguna empatía con España, un Arnaldo Otegui que busca conseguir con un PSOE a la deriva lo que no se pudo con las armas o un Oriol Junqueras que busca lo mismo que Puigdemont, la independencia, pero con sordina.

Todos ellos han manifestado su intención de pactar con el PSOE para que este gobierne, a sabiendas que la única oportunidad de ver hechas realidad sus expectativas sería con un Gobierno de Pedro Sánchez.

De otro lado tenemos a los liberales de Albert Rivera, el centro-derecha de Pablo Casado y la derecha de Santiago Abascal que ya han dejado nitidamente claro, y no sólo de palabra sino con hechos, que no van a permitir que Otegui, Junqueras y Puigdemont se salgan con la suya, y especialmente Pablo Casado y Santiago Abascal, que están dispuestos a tomar medidas duras para acabar con la insurrección separatista que amenaza la propia pervivencia de España. En este flanco sólo la duda de un Albert Rivera, que aunque parece haber roto amarras con Pedro Sánchez, hace pocos meses firmaba sonriente mente un pacto con él.

Así el panorama político es tan simple como aterrador, si gobierna el PSOE en coalición o apoyo de PODEMOS, afianzado por los separatistas, la ruptura de la España que conocemos es segura. Sólo una mayoría parlamentaria de PP, Ciudadanos y Vox nos garantizaría que los españoles podamos seguir formando parte de la misma Nación, desinflar el separatismo y afrontar con mayor garantía el difícil futuro que nos depara el destino.

Lo único que nos queda esperar a todos los que queremos a España es que, ya que los tres líderes “constitucionalistas” no han sido capaces de aparcar legítimos intereses partidistas por una emergencia nacional que requería estrategias para no dispersar el voto, que seamos nosotros, a esos que el frente de izquierdas y separatistas nos llaman fascistas, los que salgamos a votar en masa el próximo domingo y con inteligencia sepamos en cada provincia sacar el mayor rendimiento a nuestro voto, porque España lo va a necesitar.

F. Márquez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s